Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Está disponible en Netflix, se encuentra nominado al Óscar, es de la productora de Barack y Michelle Obama, aborda una problemática laboral… ¿quieres más razones para ver «American Factory»? Aquí te las contamos.

En diciembre del 2008, la última línea de ensamblaje de la planta automotriz de General Motors, en Dayton, Ohio, cerraba sus puertas.

Y como ocurre en estos casos, miles de trabajadores se quedaron de pronto sin empleo ni posibilidades de obtener un puesto con una remuneración similar porque -además- ya habían cerrado con anterioridad otras grandes plantas.

En esta parte de la historia, comienza el documental «American Factory» (2019), de Netflix, que muestra la crisis generada por la partida de GM de Ohio, así como los problemas derivados del arribo de la empresa china Fuyao Glass America, dedicada a la producción de vidrios para la industria automotriz.

A pesar de todas las promesas de la compañía asiática, resulta que GM dejó un hueco que Fuyao no pudo llenar: los salarios fueron inferiores, se eliminó el sindicalismo y las condiciones de trabajo llegaron a ser precarias. 

El trabajo es global

Nominado al Óscar en la categoría de Mejor Documental y disponible en la plataforma Netflix, “American Factory” cuenta cómo Fuyao llegó en el 2014 con la promesa de contratar a dos mil trabajadores de la localidad.

A partir de esta premisa, el documental de Netflix muestra la tensión laboral que va creciendo en la planta de Fuyao y aborda al menos 3 temas de relevancia en el mundo del trabajo.  

1. Los retos de la cultura laboral

Fuyao inició sus operaciones con el apoyo de cientos de trabajadores chinos, cuya función principal era supervisar y entrenar a los empleados americanos menos capacitados.

Sin embargo, pronto se hace evidente un choque entre las prácticas laborales y cultura corporativa de chinos y norteamericanos, en torno a temas como la lealtad hacia la empresa, la seguridad en el trabajo y la duración de la jornada laboral.

Además, les falta una política laboral que fomente la inclusión y el respeto a la diversidad, sin caer en los estereotipos.

Este shock cultural genera conflictos en el trabajo, que pronto van escalando hasta actitudes xenofóbicas que terminan provocando un cambio en el equipo directivo.

2. El trabajo decente y la globalización

Una de las razones por las que “American Factory” fue nominado, es que muestra cómo el llamado sueño americano falla en Dayton.

Primero, porque el cierre de GM deja en la indefensión económica a sus miles de extrabajadores. Después, porque los trabajadores de Fuyao se dan cuenta de que esta empresa viola sus derechos laborales, ante la indiferencia de las autoridades.

En la exigencia de Fuyao, está implícito que sus directivos desean que los trabajadores norteamericanos trabajen al mismo ritmo y con la misma extensa jornada que los chinos. Por lo tanto, comprendemos que el trabajo precario no es un hecho aislado, sino más bien un síntoma global.

3. La importancia del compromiso con la empresa

Un aspecto a destacar de la cultura laboral que prevalece en China, es el involucramiento de los trabajadores en el éxito de sus centros de trabajo: el empleo representa una misión para la prosperidad del patrón y, más aún, de todo el país.

“Los norteamericanos no sentían ese tipo de misión, excepto al inicio, cuando estaban agradecidos por sus trabajos”, explicó a Vox una de las directoras del documental, Julia Reichert.

Otra diferencia importante es el respeto por la autoridad, un rasgo muy valorado en la cultura china, mientras que en Occidente las órdenes sí se cuestionan, observó la realizadora.

Al final, el documental plantea preguntas sobre el futuro del trabajo en la globalización y en la cuarta revolución industrial, donde cada vez más puestos desaparecen para ser automatizados.

Producido por la compañía Higher Ground, de Barack y Michelle Obama, “American Factory” está disponible en Netflix junto con «The Edge of Democracy» (2019), otro de los documentales nominados al Óscar.