Los analistas ven el acuerdo entre Ford y Volkswagen como un terremoto para el sector, ya que ambas compañías crearán un nuevo estándar para la arquitectura de los vehículos eléctricos y de conducción autónoma.

Las alianzas no son una novedad en el sector de los automotores, como lo demuestran Renault y Nissan, o Hyundai y Kia. Sin embargo, el acuerdo de cooperación entre Ford y Volkswagen es considerado como revolucionario, pues promete reducir el precio de los autos eléctricos y acelerar el desarrollo de la conducción autónoma.

A diferencia de Renault-Nissan, el trabajo conjunto de Ford y Volkswagen no buscará únicamente disminuir costos de operación, sino integrar sus esfuerzos tecnológicos y capacidades de producción, coincidieron analistas de diversos medios especializados, como Autoblog.

El impacto para los eléctricos

En el 2023, Ford empezaría a comercializar masivamente su primer modelo eléctrico, gracias a esta alianza. Para ello, utilizará el “Modular Electric Toolkit” (MBE), una plataforma de autos eléctricos desarrollada por Volkswagen.

Así, el gigante norteamericano planea producir 600 mil vehículos eléctricos utilizando partes y componentes producidos para Volkswagen

Argo AI, compañía que desarrolla software para vehículos autónomos, ya es propiedad de Ford y Volkswagen. Fotografía vía Ford Media.

Por su parte, Volkswagen espera lanzar 15 millones de unidades eléctricas para el 2025, incluyendo 50 modelos eléctricos puros y 30 híbridos.

La aceleración para los autónomos

Se espera que el acuerdo entre estos jugadores de la industria automotriz acelere el desarrollo de los vehículos de conducción autónoma, ya que integraron sus esfuerzos para trabajar con una sola plataforma fácilmente escalable: Argo AI.

Se trata una startup adquirida por Ford hace dos años y que ahora conforma su división para el desarrollo de vehículos autónomos.

Como parte de la alianza, Argo AI ahora pertenece a ambas compañías y elevó su valor hasta siete mil millones de dólares.

Esto significa que los autos de estas marcas trabajarán con el mismo sistema o software, que a su vez podrá volverse más inteligente cada día con los datos que genere la operación diaria de los vehículos.

Para obtener una participación en Argo AI, Volkswagen aportó dos mil 600 millones de dólares a través de su propia empresa, Autonomous Intelligent Driving (AID), más una parte en efectivo.

Esta alianza para la cooperación está acorde con las necesidades de la industria automotriz, que demanda grandes inversiones para desarrollar la tecnología que demandarán los consumidores, de acuerdo con analistas.