Tiempo estimado de lectura: 4 min.

La tasa de emprendimiento masculina en México es 4 por ciento mayor a la femenina. La brecha de género es evidente y éstas son las principales razones.

En México, la brecha de género se extiende a los negocios: las mujeres enfrentan mayores retos para crear y mantener una empresa, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

Entre las principales razones de esta brecha de emprendimiento, el organismo identifica la baja disponibilidad de recursos financieros, un menor nivel de educación superior y los prejuicios y estigmas respecto a los roles de género que todavía prevalecen. 

Las causas de la brecha de género 

Los obstáculos que enfrentan las mujeres para crecer un negocio en México, comienzan desde el momento mismo en que deciden abrir su empresa. 

El 60 por ciento de los negocios informales de mujeres fueron creados por necesidad, en contraparte con las empresas informales dirigidas por hombres, cuya proporción baja al 48 por ciento. Es decir, ellas tienen más necesidad de emprender y lo hacen bajo esquemas informales.  

Otra razón de la brecha de género está en la educación. Y es que 15 de cada 100 emprendedoras terminó sus estudios superiores, mientras que en los empresarios la proporción es de 21 de cada 100.  

Adicionalmente, el acceso a financiamiento formal y capacitaciones sobre temas de administración, contabilidad y otros relacionados con el manejo de negocios también es bajo: 

  • El 17% de las mujeres podría acceder a un crédito para iniciar un negocio. 
  • El 16.5% tendría acceso a capacitaciones para emprendedoras.  

Además, las mujeres que lideran emprendimientos ganan en promedio cinco veces menos que sus homólogos hombres, lo que muestra una importante brecha de género en sus ingresos, reveló un reporte de 2017 publicado por la OCDE. 

Los obstáculos para las emprendedoras a nivel global 

En todo el mundo, el emprendimiento necesita de una serie de condiciones para que pueda crecer con un espíritu innovador, resalta la OCDE. Entre estas condiciones, están un marco regulatorio adecuado, capital de riesgo, un entorno empresarial sólido y una cultura adecuada. 

Para las mujeres, emprender también implica resolver algunos obstáculos que son comunes en todo el mundo. Entre ellos, destaca la OCDE:  

1. La motivación 

Muchas emprendedoras ingresan a las filas del autoempleo para equilibrar mejor su trabajo y su vida personal, mientras que otras abren un negocio para evitar la barrera invisible conocida como “techo de cristal”. Esto afecta tanto el tipo de negocio que inician como el tiempo que pueden dedicar a él.  

2. Falta de capacidades empresariales 

A las mujeres les es más difícil acceder a la educación en competencias empresariales. Además, culturalmente se educa a las niñas a crecer con una aversión al riesgo, mientras que a los niños se les enseña que aventurarse es parte de la vida.  

3. Ausencia de redes 

En muchos países, las redes empresariales de mujeres son más pequeñas o menos eficaces.  En México, cada vez surgen más redes de mujeres, como el caso reciente de la plataforma digital Canasta Rosa.

4. Barreras culturales 

Todavía se piensa que emprender es un concepto masculino, una creencia con raíces históricas que no es sencilla de romper porque está incorporada en actitudes y normas sociales, señala la OCDE. 

¿Cuántas emprendedoras hay en México?  

Del total de la población ocupada en el país, las mujeres representan 39.5 por ciento, es decir, 22 millones 32 mil personas, según los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2019 del INEGI.  

Y de entre las mujeres ocupadas solo 2.4 por ciento son empleadoras, lo cual equivale a 526 mil dueñas de empresas. De ellas, 91.1 por ciento está al frente de un micronegocio y 46.9 por ciento se ubica en el mercado informal. 

De hecho, son minoría en el sector empresarial, pues la cuota de mujeres que trabajan por cuenta propia es de apenas 21 por ciento y lo hacen principalmente en el sector informal, según cifras de la OCDE. 

La tasa de emprendimiento masculina en México es 4 por ciento mayor a la femenina, según un informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) fechado en 2015. 

Por todas estas razones, varios grupos de empresarias en México se han unido para atacar la brecha de género en el emprendimiento. Una de ellas es la plataforma Dalia Empower, una comunidad de networking para emprendedoras.