Tiempo estimado de lectura: 2 min.

Entre obtener la liquidez necesaria y ponerse la soga al cuello puede haber una línea muy delgada. La economista María Dolores Ortega nos explica cómo encontrar el equilibrio a la hora de adquirir compromisos financieros.

Las deudas son parte del crecimiento sano de una empresa, siempre y cuando cubran las necesidades de financiamiento sin generar una crisis de liquidez, advierte la asesora de finanzas y economista María Dolores Ortega.

Adquirir compromisos financieros sin caer en riesgo de impago, es un objetivo que no se puede dejar a la suerte. Por lo tanto, Ortega recomienda poner manos a la obra con los cálculos financieros y obtener al menos tres indicadores que ayudarán a determinar el monto del próximo préstamo.

1. La demanda esperada

Cuando se busca destinar el crédito al crecimiento de la empresa, se debe calcular en cuánto se podrá incrementar la demanda. En otras palabras, proyectar el aumento de las ventas que se logrará con las nuevas inversiones.

2. La razón de liquidez

Este indicador mide la capacidad de pagar las cuentas, que debe estar basada principalmente en las ventas. La falta de liquidez genera un alto riesgo de caer en impago.

3. El costo final del crédito

Los costos de un crédito varían en función de la institución, el monto, el tiempo contratado, el nivel de riesgo asumido y otros factores. A la tasa de interés, se deben añadir otros rubros, como la comisión por apertura, los seguros y los gastos de cobranza.

Sin embargo, en general, la tasa de retorno del monto a financiar debe ser mayor que la tasa de interés del crédito, explica Ortega.

Y para asegurar una elevada tasa de retorno, es crucial que el proyecto a fondear sea de alta calidad y que la demanda esperada rebase a la capacidad de producción, es decir, a la oferta de la empresa.

Herramienta permite decisiones inteligentes

Una vez que se ha decidido el monto del préstamo, es momento de buscar las mejores opciones financieras. Una herramienta útil es el Buró de Entidades Financieras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Esta aplicación web compara la calidad de las instituciones de crédito según su número de reclamaciones, sanciones y cláusulas abusivas, pero también por su Índice de desempeño de atención a usuarios (IDATU) y los programas de educación financiera que ofrezcan a los clientes.