Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Durante la pandemia, varios países de Latinoamérica vieron cómo sus tasas de desempleo aumentaron a niveles preocupantes. Una de las herramientas para revertir esto es el emprendimiento, el cual no necesariamente tiene una edad para comenzar a realizarse.

Una famosa canción de la banda británica The Beatles llamada “When I’m Sixty-Four” (Cuando tenga sesenta y cuatro), hablaba acerca de un hombre que imaginaba su vida en el futuro, cuando tuviera 64 años.

En la película “El Submarino Amarillo” de 1968, apareció la misma melodía acompañada de una animación que mostraba hombres viejos y con barbas blancas, en el ocaso de su vida.

Hoy, a 53 años del lanzamiento de esa cinta, podemos decir que la representación de una persona a esa edad es totalmente distinta. En la actualidad, hombres y mujeres mayores de 60 tienen vidas muy activas, ya que varios siguen trabajando, haciendo deporte, e incluso, varios encuentran el amor durante ese periodo.

La experiencia es una ventaja invaluable a la hora de emprender.

Sin embargo, comúnmente se cree que las personas de este rango etario ya no tienen mucho que aportar en la sociedad, por lo que se las excluye de diferentes procesos laborales. Por esta razón, este segmento termina creyendo que ya no es capaz de crear nuevas soluciones.

Pero a diferencia de lo que se pueda creer, tras pasar los 60 muchas personas en el mundo han sido protagonistas de grandes hazañas, especialmente al emprender.

Si tienes más de 60 y tienes dudas antes de comenzar a emprender, este artículo podría ser de gran ayuda para ti.

Lo que dicen las estadísticas

Según un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica de los Estados Unidos, la edad promedio de un emprendedor que funda una nueva compañía es de 45 años.

Para llegar a este resultado, analizaron los datos de 2,7 millones de ciudadanos que crearon nuevas empresas durante 2007 y 2014, en las cuales por lo menos se contrató a un empleado. Las ciudades escogidas para el estudio fueron California, Nueva York y Massachusetts, además de Silicon Valley.

Harland David Sanders abrió su primer restaurante a los 62 años.

En la misma investigación se analizó el caso de varios empresarios famosos como Sergey Brin y Larry Page (Google), Bill Gates (Microsoft), Jeff Bezos (Amazon) y Steve Jobs (Apple). La edad promedio de estos emprendedores al alcanzar su mayor éxito coincidió más o menos con la sugerida en el estudio.

Pero, ¿qué pasa entonces con la gente mayor? Otro estudio realizado en Chile por el Registro de Empresas y Sociedades en 2019, señala que del total de personas que emprenden, 22,6 por ciento tiene entre 15 y 29 años; un 21,7 por ciento tiene entre 45 y 59 años, mientras que solo un 5,3 por ciento tiene más de 60.

Los casos más famosos

En la historia, han existido varios casos de emprendedores de la tercera edad, quienes han logrado crear negocios exitosos.

Uno de los ejemplos más conocidos es el de Harland David Sanders, quien se hizo conocido en el estado de Kentucky, Estados Unidos, por su habilidad de cocinar muy bien el pollo, hoy es dueño de una importante cadena que lleva el nombre del estado donde vive.

Otro ejemplo es el de la japonesa Masako Wakamiya, quien a los 81 creó un juego para teléfonos móviles inspirado en una antigua tradición japonesa. Su exitosa historia lo llevó a dar una charla TED, en donde da a conocer a la audiencia su decisión de no jubilar a los 60 años y aprender informática.

Pero el caso más célebre de emprendimiento, en la edad adulta, es el de John Stith Pemberton, fundador de Coca Cola.  Creó una de las marcas más famosas en bebidas de fantasía, a los 55 años.

¿Cómo emprender siendo adulto mayor?

A pesar de que no existen fórmulas para alcanzar el éxito en los negocios, existen algunos consejos que los adultos mayores debieran tener en cuenta a la hora de emprender.

En primer lugar, deben entender que todo funciona, en su mayoría, gracias a las nuevas tecnologías, las cuales otorgan distintas herramientas para los emprendimientos.

Para estar actualizados en los distintos temas digitales es importante que se relacionen con personas jóvenes, ya que poseen un conocimiento más acabado en materia tecnológica, y serán de ayuda a la hora de actualizarse.

Abandonar los miedos y atreverse a conocer cómo funcionan las redes sociales, los servicios de mensajería, los programas y aplicaciones computacionales, entre otros, para que puedan ser capaces de usarlos a su beneficio.

Lo importante para quienes emprenden en su jubilación es evitar que la sociedad o su círculo más cercano los afecte con opiniones tales como que hay que ser más joven para emprender.

¿Cómo emprender después de los 60? A esta edad, ya se posee la experiencia. Si le sumamos la capacitación y el estudio de las nuevas tecnologías, es suficiente para alcanzar el éxito.