Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Por su dinamismo, el video CV se está convirtiendo en una herramienta complementaria al currículum vitae tradicional.

Ukulele en mano, un joven se sube al Metro y comienza a cantar sobre sus estudios y formación profesional. Mientras los pasajeros lo observan divertidos, el inusual viajero corea que busca empleo como redactor o periodista.

En otro video, vemos entrevistas con un grupo de ancianos que conquistan la lente con su carisma. Entre recuerdos y aforismos, todos ellos alaban a su nieto: un joven actualmente empleado en un canal de televisión, que está buscando trabajo como publicista.

Estos dos son ejemplos de currículums en video, un formato que -por su carácter novedoso y dinámico- se ha convertido en el formato de moda para mejorar las posibilidades de éxito al buscar empleo.

Las ventajas del video CV

No todos los currículums en video tienen porqué ser tan creativos o diferentes como los que hemos descrito. Pero hay algo que sí tienen en común: complementan y destacan al currículum vitae tradicional, es decir, al escrito.

El video currículum es un formato audiovisual que presenta a una persona en lo profesional. Pero también resulta un escaparate para construir la marca personal, o bien, la imagen de la empresa. Entre sus principales ventajas, destacan:

  • El 90 por ciento de los empleadores se sentiría atraídos por ver un currículum en video.
  • Solamente el 17% de los empleadores ha recibido un CV en video, según una encuesta de Vault.
  • Muestra habilidades y cualidades de los candidatos, que son relevantes para puestos creativos y de tecnologías de información.
  • Es altamente informativo y, además, se puede enlazar a links de página web o canal de YouTube.

Reglas para un video currículum efectivo

Su nombre completo, ocupación actual, experiencia más destacada, objetivo profesional y palabras que mejor los describen, son los elementos que comúnmente mencionan los candidatos, a través del video CV.

Lo más importante a la hora de grabar uno, es que no sea una lectura del currículum escrito. Es crucial preparar un mensaje y estructura únicas para este video, por lo que resulta indispensable preparar un guion.

En general, los reclutadores recomiendan seguir estos consejos para catapultar la búsqueda de empleo, usando este novedoso formato.

1. Elaborar un guion

No existe un molde o estructura fija para el CV en video. Pero sí se recomienda reunir estos elementos:

  • Romper el hielo con un saludo atemporal. En lugar de “buenos días” o “buenas tardes”, es más apto “hola, qué tal”.
  • Presentarse brevemente, diciendo nombre completo y lugar de residencia.
  • Entrar en detalles, mencionando preparación académica y experiencia laboral en orden de importancia, no cronológico.
  • Enunciar las principales habilidades, conocimientos e intereses laborales.
  • Hacer un cierre, animando a ponerse en contacto.

En la página de Live Career se encuentran distintas propuestas para el contenido del CV en video. Además, en este video se presentan más consejos sobre la estructura.

2. Ensayar para proyectar seguridad

Un aspecto fundamental que buscan los reclutadores, es la seguridad y confianza que muestre el candidato. Y es que este formato muestra habilidades y rasgos de personalidad, que el CV por escrito no podría expresar.

Algunos de los factores que se evalúan en el currículum en video, son:

  • Habilidades de comunicación oral
  • Idiomas
  • Capacidad de sintetizar información
  • Creatividad
  • Expresión no verbal
  • Vocabulario
  • Seguridad

3. Cuidar la comunicación no verbal

En los videos ocurre lo mismo que en los encuentros personales: la comunicación no verbal es más importante que la oral.

Y es que la mayor parte del mensaje transmitido en un video proviene de lo que no se dice, principalmente de los gestos, la postura corporal y la vestimenta.

Por ello, los reclutadores resaltan la importancia de tener una presentación apta para el puesto que se busca. Además, hay que ensayar para lograr una postura correcta y firme ante la cámara, además de controlar los tics y adoptar un gesto afable.