¿Asfixiado por la tardanza de pagos de tus clientes? Conoce la #LeyPago30Días, que busca fijar un plazo de 30 días para pagar facturas a los proveedores.

La falta de liquidez es una de las causas principales de fracaso de los negocios en México. Y el bajo nivel de ingresos es el motivo más común de quiebra, de acuerdo con el Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera.

Una de las razones es la tardanza con que reciben los pagos por proveer sus productos o servicios. Por lo general, las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) tienen que acatar las políticas de pago de las compañías grandes, que pueden tardarse hasta 120 días una vez que reciben la factura.

“Una razón por la que quiebran los negocios es la falta de liquidez y muchas veces esta se da porque no nos pagan cuando nos deben pagar”, explicó el presidente de la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), Fernando Mendívil.

Para aliviar esta falta de liquidez e impulsar el crecimiento y supervivencia de las empresas mexicanas, la ASEM está impulsando la iniciativa #LeyPago30Días, que consiste en limitar a 30 días el plazo para pagar las facturas a los proveedores.

Presentada esta semana al Senado, la iniciativa forma parte de un movimiento latinoamericano que ya comenzó a rendir frutos: Chile ya promulgó esta regulación desde enero, mientras que en Colombia se discute como proyecto de ley.

No es para menos, pues la falta de liquidez es un problema común en los países en vías de desarrollo. El 52 por ciento de las empresas en estas economías cierran debido a la escasez de recursos, como la falta de liquidez, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

“Es una práctica común en México que las empresas financien su operación a costa de sus proveedores, al implementar políticas de pago a 60, 90, 120 días o incluso mayores”, se explica en la causa promovida dentro de la plataforma Change.org

¿Qué contempla?

En la iniciativa mexicana, se pide:

  • Un plazo máximo de 30 días para el pago de facturas, de aplicación general para el gobierno y el sector privado.
  • El pago de intereses o comisión al proveedor por incumplimientos en el plazo.
  • Posibilidad de extender el plazo, mediante acuerdo entre privados. Pero en estos casos, el proceso deberá transparentarse mediante registro en una plataforma de la Secretaría de Economía.
  • Generación de un índice de plazos de pago.
  • Fase de adaptación inicial de un año, en donde el plazo sería de 60 días.

“Estamos muy contentos porque desde la ASEM marcamos un hito para México, presentamos la iniciativa ciudadana para promover el pago máximo en 30 días y lo que estamos buscando es generar un círculo virtuoso, donde todos cobremos a 30 días, pero también paguemos en 30 días”, comentó el presidente de la ASEM.

“Hoy por hoy cuando nos acercamos con una gran empresa o gobierno, los contratos que tenemos que firmar los emprendedores son de adhesión. Prácticamente es ‘estos son los términos, y si quieres, porque si no los quieres tú, alguien los va a querer’”, señaló, entrevistado por El Financiero Bloomberg.

“Si la ley no la propusiéramos de manera general y solamente fuera algo para los micros y pequeños empresarios, los pondríamos en desventaja a todos porque siempre va a haber algún mediano o grande que sí te quiera vender con esos plazos de pago”, advirtió.

“Esta ley es una forma de ponerle al emprendedor el dinero en la bolsa, hay que allanar el camino y esto es un ejemplo”. La idea es generar conciencia para que los plazos de pago comiencen a ser justos y tengan lógica, abundó el representante.