Tiempo estimado de lectura: 3 min.

En el dropshipping, el comerciante nunca está en contacto con los artículos que vende.

Vender productos sin contar con inventario ya no es un sueño: es el modelo de negocios que está detrás del dropshipping, un sistema de comercio electrónico que cada día gana más adeptos.

En este método, el comerciante nunca está en contacto con el artículo, pues inmediatamente después de que realiza la venta, lo adquiere de un tercero y lo hace enviar directamente al cliente.

Entonces, la base del éxito en el dropshipping radica en que el vendedor en línea utilice un sistema que lo conecte con los catálogos, inventarios y precios de los productos disponibles entre los distribuidores.

Ventajas del dropshipping

De acuerdo con el blog de Shopify, las principales ventajas de este modelo de negocio son relativas a los costos y a la facilidad, pues se terceriza la logística:

1. Bajo capital

Por supuesto, el mayor beneficio del dropshipping es que no requiere una inversión en inventarios, con todo lo que conlleva. El producto se paga hasta que ha sido vendido al cliente.

2. Facilidad

A diferencia de los negocios tradicionales, aquí la logística se deja en manos del distribuidor. En general, el dropshipping ahorra estos pasos:

  • Pagar los gastos de un depósito
  • Empaquetar y enviar los pedidos
  • Controlar el inventario
  • Lidiar con devoluciones y envíos internos
3. Ubicación flexible

Según Shopify, un negocio de este tipo puede manejarse desde casi cualquier lugar donde haya conexión a Internet.

4. Amplio catálogo

Adicionalmente, el comerciante puede ofrecer en su tienda en línea todos los productos con que cuenten sus distribuidores. No tiene que pagar por su publicación ni realizar algún otro tipo de inversión.

5. Escalable

En un negocio tradicional, la logística y otras operaciones se van complicando a medida que aumentan las ventas. En cambio, con el dropshipping son los distribuidores quienes asumen el trabajo de procesamiento.

Desventajas de este esquema

Si bien presenta múltiples ventajas, el dropshipping implica que el comerciante renuncie a ciertos beneficios:

1. Menores márgenes de ganancia

Por su facilidad y bajo nivel de inversión, este nicho está altamente competido: abundan las tiendas en línea. La ventaja es que la mayoría de estos sitios son de baja calidad y hay algunas categorías de producto con menos competencia.

2. Necesidad de tecnología

Si el ecommerce toma sus productos de varios almacenes, necesita de un sistema robusto que le permita sincronizar el inventario de su tienda con el de los proveedores.

3. Asumir los errores

Los errores de empaque y envío que cometa el distribuidor, deben ser asumidos por la tienda en línea.

Empresas que participan

En este modelo de negocio, existen al menos tres participantes:

  • Fabricantes: Crean el producto. La mayoría no vende directamente al público.
  • Vendedores mayoristas: Compran el producto al fabricante, agregan un margen pequeño de utilidad y los venden a minoristas.
  • Minoristas: Comerciantes que venden directamente al público, con un margen de ganancia.

Por ejemplo, uno de los dropshippers más conocidos es AliExpress, un marketplace para emprendedores de comercio electrónico, que en realidad es un vendedor mayorista.

En todos los casos, algunas claves para el éxito en el dropshipping son ubicarse en el nicho adecuado, conectarse con los proveedores más confiables y utilizar la tecnología que integre las existencias de los almacenes con la tienda en línea.