Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Los estatutos sociales son los acuerdos que traen a la vida una sociedad mercantil, a través del acta constitutiva.

Para que cualquier sociedad mercantil alcance sus objetivos, necesita de reglas claras y razonables. Precisamente, ésta es la función de los estatutos sociales.

Así como el acta constitutiva es el eje de cualquier organización, los estatutos sociales son como la sangre que le da vida, pues reflejan los acuerdos entre los socios para regular sus relaciones en la sociedad mercantil.

En efecto, los estatutos de la sociedad son las reglas pactadas y su finalidad es facilitar la operación de la empresa, pero también brindar las directrices cuando se presenten conflictos y desacuerdos.

Pautas para la elaboración de estatutos sociales

Para la redacción de los estatutos constitutivos, es recomendable acudir a un abogado o notario público y evitar las plantillas descargables que están publicadas en algunos sitios.

Esto es así porque bajo la guía de un especialista, los emprendedores pueden iniciar su sociedad con el pie derecho, de manera que todos los elementos jurídicos respondan a los objetivos de la empresa y faciliten su crecimiento futuro.

Además, los abogados especialistas en el tema corporativo ayudan a identificar posibles riesgos y aplicar los instrumentos legales que ayuden a prevenirlos.

“Siempre siéntense con sus abogados y hagan una mitigación de riesgos”, sugiere Alejandro Basave, fundador y CEO de Komenko Startup Lawyers, en el webinar “Lo que no sabías sobre las SAS”.

En el caso de los estatutos sociales, varían considerablemente según el tipo de sociedad mercantil, la finalidad de la empresa, la apertura a recibir inversiones (por ejemplo, una Sociedad Anónima Promotora de Inversión o SAPI) y otras variables.

Por ello, copiar el acta constitutiva de otra empresa puede resultar contraproducente y provocar pérdidas posteriores.  

El contenido de los estatutos

Por ley, los estatutos que contenga el acta constitutiva deben referirse al menos a estos aspectos:

1. El objeto de la sociedad

El giro de la empresa y actividades a realizar. En este punto, Entrepreneur sugiere que se acote el objeto social, pues si es demasiado amplio, se obstaculiza el posicionamiento e identidad de la compañía en el mercado.

Las actividades deben responder estrictamente al giro principal del negocio.

2. Administración de la sociedad

Figuras que administrarán la sociedad. Las opciones más comunes son conformar un consejo de administración, así como elegir un director o administrador único.

Una buena práctica de gobierno corporativo es invitar a miembros independientes, que ayuden a la objetividad en la toma de decisiones.

3. Representantes legales

Designación de las personas o figuras que tendrán la facultad de actuar en nombre de la sociedad, ante las autoridades, así como de firmar los contratos.

4. Fracturas de la sociedad

Mecanismos en caso de desacuerdos entre los socios, así como los procedimientos de exclusión y separación. Asimismo, derechos de separación y exclusión de socios.

5. Convenios, derechos, obligaciones, entre otros aspectos

Los estatutos sociales deben contener otras condiciones para el funcionamiento de la sociedad, como los pactos de no competencia, las limitaciones a la transmisión de las acciones, las opciones de compra o venta de las acciones, acuerdos para el ejercicio del derecho de voto, entre otros aspectos.