La marca es el eje que le da cohesión e identidad a tu empresa, producto o servicio. Así que tómate el tiempo y pon manos a la obra con los registros legales.

Las buenas marcas condicionan la forma en que un negocio entra al mercado y tienen el poder de estimular la curiosidad y los deseos de los consumidores, de acuerdo con la consultora global Interbrand. Por eso, un paso clave al abrir un negocio es registrar debidamente tu marca y tu imagen comercial.

Los derechos sobre la marca

Para proteger tus derechos, debes registrar tu marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Este trámite:

  • Te da derecho al uso exclusivo de la marca en territorio nacional, por espacio de 10 años.
  • Distingue tus productos o servicios de otros existentes en el mercado.
  • Te puede ayudar a iniciar acciones legales por posible mal uso de tu marca.
  • Te facilita el otorgamiento de licencias de uso o franquicias.

Este registro puedes hacerlo en línea, por teléfono o acudiendo personalmente a una delegación del IMPI. Solo necesitas:

  • Solicitud de protección de signos distintivos A (marcas, marcas colectivas, marcas de certificación, aviso comercial o nombre comercial) o Solicitud de protección de signos distintivos B (marca holográfica, marca sonora, marca olfativa, imagen comercial o la combinación de las anteriores).  
  • Hoja adicional complementaria al punto “Datos generales de las personas”
  • Documento que acredita la personalidad del mandatario.
  • Constancia de inscripción en el Registro General de Poderes del IMPI (opcional).
  • Reglas de uso, solo si el signo distintivo se presenta por más de un solicitante.
  • Pago de 2 mil 457 pesos.
El diseñador Germán Flores García recibió el registro de imagen comercial, para proteger este diseño original de maceta. Fotografía vía IMPI.

Protege tu imagen comercial

Con frecuencia, confundimos la marca con el nombre del producto o servicio. Lo cierto es que una marca es un conjunto de componentes perceptibles que dan una identidad, como el eslogan, logotipo, personaje, forma, etiqueta, color… y hasta olores y sonidos.

Este conjunto de características únicas y distintivas conforman la imagen comercial. El IMPI recomienda registrarla para protegerla de copias y, justo como el registro de la marca, confiere derechos exclusivos de uso por 10 años.

Así, ya es posible proteger ante el IMPI:

  • Marcas olfativas, como el caso de Play-Doh de Hasbro y de Sureste Sustentable por un café con olor a bambú.
  • Diseños originales, como la maceta decorativa de tres piezas del diseñador Germán Flores.
  • Marcas sonoras, como en el caso del Grupo Gran Café de la Parroquia de Veracruz por su sonido distintivo de una cuchara que golpea tres veces un vaso de vidrio.