Las actividades repetitivas son más proclives a automatizarse. La cantidad de puestos de trabajo tomados por los robots llegó a un nivel récord en el 2018, según el Foro Económico Mundial.

En un par de años, unos dedos metálicos serán los que se estiren desde la ventanilla hasta nuestro auto, para entregarnos el combo de hamburguesa con papas fritas. Y al tomar un taxi, nos sorprenderemos al ver que no tiene conductor… al menos no de carne y hueso.

Las fábricas y la industria manufacturera en general, se verán saturadas de robots colaborativos e industriales que realizarán las labores de ensamblaje, empaquetado, montaje, manipulación, control de calidad, atornillado, carga y una larga lista de procedimientos.

En pocas palabras: entre más repetitiva y controlada sea una actividad, mayores son las probabilidades de que se automatice. Esta tendencia se consolidará en la siguiente década, de acuerdo con un reporte de Bridgewater Associates, publicado esta semana por el Foro Económico Mundial.

Estos son los sectores más propensos a la robotización

Los empleos que impliquen mayores niveles de labores automáticas en un entorno predecible, serán los más afectados por la automatización. Sin embargo, estos trabajos no necesariamente desaparecerán, sino que se complementarán con las funciones de los cobots o robots colaborativos.

Los robots ya se utilizan en actividades repetitivas que requieren precisión. Fotografía vía Unsplash.

El reporte del Foro Económico Mundial enlista los sectores que son más proclives a automatizarse en el corto plazo, de acuerdo con tres criterios:

  • Alta proporción de actividades repetitivas
  • Ambientes predecibles o controlados
  • Existencia de software o programas capaces de realizar esas actividades

Sorprendentemente, la lista no es encabezada por la industria manufacturera, sino por los servicios de hospedaje y restaurantes:

Actividad Proporción de
tareas automáticas
Servicios de hospedaje y restaurantes 73%
Agricultura 60%
Manufactura 60%
Transportación y almacenes 57%
Comercio retail 53%
Minería 51%
Construcción 47%
Finanzas y seguros 43%
Bienes raíces 40%
Administración 39%
Servicios de salud 36%
Dirección de empresas 35%
Educación 27%

Fuente: McKinsey, vía Bridgewater Associates / Foro Económico Mundial

Como se puede ver, en el extremo opuesto están la educación, liderazgo de equipos y atención médica, pues requieren habilidades socioemocionales y competencias más complejas, elementos que no son susceptibles de automatizarse… al menos no por el momento, apunta McKinsey.

El futuro no está decidido

“El análisis se centró en las tareas que potencialmente se podrán automatizar usando la tecnología actual, pero no significa que estos trabajos necesariamente terminarán siendo efectuados por robots y software”, apunta el Foro Económico Mundial.

Falta esperar en qué actividades se aceptará socialmente la intervención de los robots, se advierte en el análisis. Por ejemplo, los cobots pueden preparar de manera más eficiente la comida rápida, pero habrá que ver si los clientes están dispuestos a permitir que una máquina les sirva.

Los robots industriales ya están aquí

Mientras las predicciones avanzan, la industria utiliza desde hace 50 años los robots industriales. Ahora, los procesos se automatizan cada vez más gracias a los cobots, brazos robóticos o robots colaborativos.

Los sectores con mayor automatización en la industria son:

  • Alimentos: Producción, empaquetado, labores de pick and place.
  • Automotriz: Montaje, etiquetado, manipulación, control de calidad y atornillado.
  • Empaque: Empaquetado y paletizado.
  • Metalurgia: Gestión de máquinas y herramientas con alto nivel de precisión.
  • Plásticos: Demoldeo, carga y descarga, labores de pick and place.
  • Química: Mezclas, reparto, inspección, cálculos, montaje de piezas pequeñas y manipulación estéril.