Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Si bien el comercio exterior no es el enfoque principal de la reforma fiscal 2022, sí se aprobaron modificaciones relevantes en materia de impuestos.

Los impuestos al comercio exterior para el 2022 sufrirán algunos cambios. En específico, se aprobaron nuevas reglas para acreditar el IVA de las importaciones y se crean más supuestos para la presunción del delito de contrabando.

Cambios en la Ley Aduanera

En el Paquete Económico para 2022, se elimina la figura de las autorizaciones por parte del SAT a los proveedores de equipos y programas para llevar controles volumétricos de hidrocarburos y petrolíferos.

Desde el 2018, se estableció en la Ley Aduanera la obligación de llevar estos controles, en los términos marcados dentro del Código Fiscal de la Federación (CFF). En consonancia, el SAT ha tenido la facultad de otorgar las autorizaciones a los proveedores de los equipos y servicios necesarios para este fin.

No obstante, la miscelánea fiscal 2022 propone derogar el artículo 16C de la Ley Aduanera, pues en el CFF ya se pretende eliminar la figura de las autorizaciones a proveedores de equipos y programas para el control volumétrico.

De acuerdo con Irene Vega, editora de Comercio Exterior de IDC, este cambio implicará que los obligados recurran a cualquier proveedor para contar con el dictamen que avale peso, volumen y otras características que sean relevantes para las mercancías.

En breve, el SAT publicará las reglas de carácter general que deberán acatar estas compañías. Pero finalmente, esta apertura llevará a una mayor oferta de proveedores de servicios relacionados con los hidrocarburos y petrolíferos.

Reformas en impuestos al comercio exterior

Asimismo, el paquete fiscal contempla modificaciones en distintos ordenamientos y disposiciones que impactan al comercio exterior.

1. Acreditar el IVA de importaciones

En la reforma fiscal se contempla un nuevo requisito para el acreditamiento del IVA pagado en la importación.

Un requisito indispensable para acreditar el IVA es que el pedimento esté a nombre del contribuyente.  

El problema es que los negocios que adquieren mercancía en el extranjero, pero recurren a un comercializador para realizar la importación, no pueden acreditar el IVA. En tales casos, el pedimento está a nombre del comercializador.

“En atención a los requisitos previstos en el artículo 5, fracción segunda de la Ley del IVA, para el contribuyente que recurre a estas prácticas no hay forma de acreditar el IVA de importación, aun cuando termina reembolsándole al comercializador por determinados conceptos esas contribuciones”, explicó la especialista fiscal en el podcast “Brújula Legal”.

2. Nuevas presunciones del delito de contrabando

Los importadores deberán hallarse al pendiente de la clasificación arancelaria correcta de los combustibles automotrices.

Y es que en caso de cualquier error que resulte en la omisión del pago del IEPS, la autoridad podrá determinar las contribuciones faltantes y las sanciones que sean procedentes.

Asimismo, será motivo de cancelación del padrón de importadores de sectores específicos. Y el agente aduanal podrá perder la patente.

Además, se presumirá el delito de contrabando cuando se declare de manera inexacta la fracción arancelaria de las mercancías.

Por otro lado, la autoridad también presumirá el delito de contrabando al trasladar mercancía e hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos sin el CFDI correspondiente de ingreso o traslado, con su complemento Carta Porte.

Finalmente, otro motivo para la presunción de este delito será cuando se interne mercancía extranjera procedente de la franja fronteriza al resto del país, omitiendo el pago total o parcial de las cuotas compensatorias.

3. Derechos aduaneros

En el 2022 también se creará un nuevo derecho, por el trámite de la autorización para prestar los servicios del despacho aduanero fuera de los días y horas hábiles. Ahora, se pagará un monto de 251 pesos.

El otro gran cambio se relaciona con la importación de bienes vinculados a la Sedena, específicamente para la expedición de permisos para importar o exportar armas de fuego y cartuchos.