Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Averigua si tu negocio necesita servicios de incubación, aceleración o simplemente de asesorías puntuales para aclarar tus dudas o lanzar un nuevo proyecto.

En un mundo ideal, todos los negocios comenzarían con una idea brillante que sería pulida mediante una incubadora de empresas. Ahí, el naciente proyecto pasaría por las distintas fases de crecimiento hasta salir a enfrentar el mercado.

Pasado un tiempo, la nueva empresa podría escalar o dar el gran salto gracias a los servicios de una aceleradora. Posteriormente, se mantendría en el buen camino con asesorías puntuales y periódicas.

Sin embargo, en la práctica muchas de las empresas jóvenes cierran sus puertas por no haber cumplido con su planeación básica, una deficiencia que podría evitarse con incubación. En este tipo de programas, se fortalece el plan de negocios, las métricas y otros aspectos fundamentales para emprender con más posibilidades de éxito.

¿Para qué sirve cada opción?

Las incubadoras son centros de atención a emprendedores, en donde orientan y asesoran para que las ideas de negocio se hagan realidad, es decir:

  • Asesoran para que el proyecto de empresa se aterrice en un plan de negocios viable.
  • No financian, pero algunas de ellas manejan convenios con instituciones de crédito.
  • Ofrecen consultoría en las diversas áreas del negocio, como mercadotecnia, contabilidad, aspectos de producción, entre otros. Algunas están especializadas por tipos de empresas.

Las incubadoras se especializan

De acuerdo con la clasificación de la Secretaría de Economía, estos centros pueden dividirse de acuerdo con el nivel de innovación de los proyectos de negocio:

Incubadoras básicas: Apoyan la creación de empresas en sectores tradicionales, como restaurantes, lavanderías, comercializadoras, abarrotes, consultoras y papelerías. El tiempo de incubación suele ser de 3 meses.

De tecnología intermedia: Están enfocadas en apoyar a empresas con requerimiento de infraestructura tecnológica, que incorporan elementos de innovación. Tu proyecto encaja en esta categoría si:

  • Genera valor agregado durante el proceso productivo
  • Requiere de personal especializado
  • Incorpora elementos tecnológicos o conocimiento especializado en el proceso de producción
  • Hace uso intensivo de bienes de capital

El tiempo de incubación promedio es de 1 año.

De alta tecnología: Se enfocan en tecnologías de la información y comunicación, microelectrónica, biotecnología, alimentos, sector farmacéutico y otros que estén basados en conocimiento altamente especializado. Estos proyectos se incuban hasta 2 años.

¿Y cuándo llega la hora de acelerarse?

Cuando una startup ha logrado un crecimiento sostenible, el siguiente paso es la aceleración. Este tipo de programas asesoran para crecer de forma exponencial, crear más empleos y atraer capitales.

A diferencia de las incubadoras, las aceleradoras ofrecen asesoría para: