Tiempo estimado de lectura: 3 min.

La nueva administración federal trabajará con el principio de buena fe del contribuyente: reducirá las inspecciones para dar paso a un mecanismo de supervisiones aleatorias.

Para reconstruir la confianza de la ciudadanía en la administración pública, el gobierno federal entrante instituirá una nueva lógica para la recaudación de impuestos: se pasará de la fiscalización al principio de buena fe del contribuyente.

En concordancia, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) cesará las inspecciones permanentes y únicamente fiscalizará a negocios que resulten sorteados. También se ofrecerán estímulos fiscales y administrativos a los contribuyentes cumplidos.

Estas medidas se contemplan en el proyecto de Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana (LFCC), que fue presentada desde el 13 de noviembre ante el Congreso, para su revisión. En la iniciativa se considera que el sistema actual de inspección únicamente ha dado lugar a actos de corrupción y trata a los ciudadanos como delincuentes.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó este miércoles 5 de diciembre que: “está por aprobarse la ley, pero se los voy anticipando. ¿Qué se va a hacer? Se le está dando la confianza al contribuyente. Va a haber un padrón. Se van a poder inscribir y bajo protesta de decir verdad, van a manifestar que van a cumplir la ley, que van a cumplir los reglamentos y sólo con esa manifestación va a ser suficiente”.

En el 2019 no habrá creación ni aumento de impuestos y los esfuerzos del SAT estarán encaminados a simplificar los trámites de declaración impositiva y de regulación a pequeños contribuyentes. Éstas son las promesas con las que ingresó la nueva titular del SAT, Margarita Ríos Farjat quien tomó protesta esta mañana.

El Padrón Único de Fomento a la Confianza

El padrón al que López Obrador se refiere es el Padrón Único de Fomento a la Confianza, un registro que deberán llenar los contribuyentes para dar a entender que se han cumplido todas las obligaciones fiscales y regulatorias, de acuerdo con un análisis elaborado por Deloitte sobre el proyecto de la LFCC.

“Que los dueños de restaurantes, de hoteles, de talleres, de tiendas, que ya sepa todo México, que no hay inspección de Secretaría de Salud, de la Secretaría del Medio Ambiente, de Economía. Se suspende”, declaró López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

El presidente confió en que la recaudación de impuestos y otras contribuciones aumentarán con este cambio de enfoque y con la política de honestidad que asegura permeará su gobierno. “Si había pretextos, con la excusa de que para qué pagar impuestos si los funcionarios se los robaban, eso se terminó; por eso todos a cumplir con nuestra responsabilidad, todos a portarnos bien, los ciudadanos y las autoridades”.

Los beneficios a contribuyentes cumplidos

La Secretaría de Economía estará obligada a garantizar que los contribuyentes del padrón obtengan beneficios y facilidades para realizar su actividad económica. Para lograrlo, deberá coordinarse con las autoridades de todos los niveles y con el sector privado.

En contraparte, quienes incumplan con las disposiciones de la LFCC falseando datos u omitiendo alguna de sus obligaciones, serán sancionados con la pérdida del registro en el padrón y con la suspensión de sus beneficios por hasta un año.