Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Si bien está de moda hablar de intraemprendimiento, empresas como IBM y Google lo implementaron desde hace años para innovar y ser más competitivas.

Emprender es una aventura creativa que no se termina al iniciar un negocio, pues éste necesita seguir innovando para crecer. Para ello, las personas que dirigen la empresa requieren implementar estrategias como el “intraemprendimiento”.

Definido desde 1985 por Gifford Pinchot, el concepto de intraemprendimiento consiste en un estilo de gestión empresarial, que promueve una cultura en donde cada trabajador sea capaz de encontrar oportunidades nuevas dentro de la industria.

En otras palabras, consiste en “emprender desde adentro”. Y lejos de ser una moda pasajera, se trata de una estrategia o un programa bien documentado, que ha sido establecido por compañías para fomentar su innovación y la mejora de procesos y productos.

Ejemplos de innovación surgida del intraemprendimiento

En la visión de Pinchot, cualquier organización puede incorporar el intraemprendimiento a su estrategia de innovación. Éstos son algunos ejemplos:

  • Google: Permite que los trabajadores dediquen una parte de su tiempo al desarrollo de proyectos propios.
  • Gas Natural Fenosa: Durante el 2017, implementó un programa de intraemprendimiento, en el que organizó a su personal en equipos de trabajo para desarrollar nuevas ideas en torno a temas como la generación de energía renovable y la eficiencia energética.
  • IBM: En su evento en línea “Innovation Jam de IBM”, la empresa reúne a más de 150 mil trabajadores, vendedores y otros grupos de interés, para generar ideas sobre distintos temas.

Entre los resultados de estos esfuerzos, destacan la creación de Gmail, en el caso de Google; y la puesta en marcha de 10 nuevos negocios, por parte de IBM.

Empresas creadas con esta estrategia

Ahora bien, existen grandes empresas que impulsan el intraemprendimiento en términos más literales, pues han generado las condiciones para que sus trabajadores puedan crear y dirigir su propia startup.

Un ejemplo es BBVA, que ante el rápido crecimiento de las nuevas tecnologías financieras (fintech), cuenta con programas de apoyo para impulsar a sus propios empleados, así como para incorporar a su conglomerado a startups que se alineen con sus objetivos.

Futurizable cita el caso de Telefónica, que a través de proyectos de intraemprendimiento, dio lugar a MrLooquer, un buscador de servicios en internet para hackers y analistas de seguridad.

Otros beneficios del intraemprendimiento

Además de las ventajas y nuevas oportunidades que genera la innovación en las empresas, el intraemprendimiento también beneficia la gestión de los recursos humanos y, por lo tanto, la productividad.

Bien implementado, un programa de este tipo impulsa la motivación del personal, pues incorpora un nuevo sentido de trascendencia y abre nuevos canales de escucha y de comunicación entre los trabajadores y sus jefes, así como los compañeros de otras áreas.

Para profundizar en el intraemprendimiento, se pueden consultar los libros básicos de Pinchot: “Intrapreneuring: Why You Don’t Have to Leave the Corporation to Become an Entrepreneur” (Harper & Row, 1985), “The Intelligent Organization” (Berrett Koehler, 1994) y, finalmente, “Intrapreneuring in Action – A Handbook for Business Innovation” (Berrett Koehler, 1999).