Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Las empresas necesitan identificar sus factores de riesgo crítico para sus instalaciones y equipos, como primer paso para realizar mantenimiento preventivo.

Las pequeñas y medianas empresas suelen asumir que, por conducir proyectos de corto alcance, no necesitan invertir en mantenimiento preventivo.  

Esto es un error. Las pymes ofrecen productos y servicios que, físicos o intangibles, dependen del buen estado de equipos e instalaciones para satisfacer las expectativas de los clientes. 

Cuando una pyme fracasa en esto, puede verse más afectada por las consecuencias que una compañía de mayor tamaño, donde el capital para cubrir daños colaterales es mayor. 

Pensando en esto, hicimos un listado básico de estrategias de mantenimiento para pymes, que te ayudarán a proteger tu negocio de incidentes y averías que se pueden prevenir.

Al mismo tiempo, el personal será más productivo en un ambiente de trabajo cómodo. 

1. Identifica los factores de riesgo crítico

Si tienes una pyme en la cadena de fabricación de un producto o la comercialización de un servicio, es probable que dependas de maquinaria, equipos electrónicos, vehículos y otros activos importantes. 

Para saber qué actividades de mantenimiento necesita tu negocio, primero debes identificar los factores de riesgo que podrían amenazar el correcto funcionamiento de los activos mencionados antes. La forma fácil de hacerlo es preguntarte: ¿Qué es lo peor que le podría pasar a mi empresa hoy? 

Por ejemplo: una computadora es presa fácil de virus, malware, obsolescencia de software, daños de hardware, etc. Esto causaría pérdida de datos o impediría que tu equipo cumpla a tiempo con una entrega importante. 

Cuando sepas cuáles son las causas probables de fallas inesperadas, sabrás qué hacer para anticiparte a ellas. En este caso particular, las tareas de mantenimiento requeridas incluirían: 

  • Actualización periódica de software antivirus.
  • Complementos para limitar el acceso a sitios web sospechosos.

Para que te sea más fácil analizar los requerimientos de cada equipo, consulta los manuales de uso que entrega el fabricante. 

2. Promueve la cultura de la pulcritud

Acciones tan simples como colocar botes de basura en el espacio de trabajo, pizarras para organizar ideas, libreros y dispensadores de gel alcoholada puede promover el orden y la limpieza en tu negocio. 

En este ambiente, el personal realiza tareas de mantenimiento preventivo sin darse cuenta, y eso evita que tengas que pagar a alguien más para que se encargue de ello. 

Las labores de higiene y organización del espacio ejercen un impacto muy positivo en la productividad de tus empleados y puede evitar accidentes laborales, como el derramamiento de líquidos que, en el peor de los casos, echaría a perder equipos electrónicos. 

3. Dale mantenimiento solo al equipo esencial 

Lo opuesto a la falta de mantenimiento es el exceso de mantenimiento. Aunque suene irónico, este también es un problema y debes evitarlo. 

Dar mantenimiento a elementos que no lo necesitan (o que no vale la pena esforzarse por mantener en óptimo estado) hace agujeros en el presupuesto de tu negocio. Algunos ejemplos son: 

  • Invertir en reparar un equipo demasiado viejo, que ya ha presentado fallas críticas en el pasado. 
  • Planificar acciones de mantenimiento preventivo para complementos que es más fácil y económico reemplazar cuando dejen de funcionar (como el teclado de un computador, interruptores, lámparas de mesa y objetos similares).

Conclusiones

Las pymes no están exentas de sufrir los efectos de un manteamiento mal planificado o la ausencia de él.

Por suerte, en las organizaciones de menor tamaño es más fácil llevar un control eficaz de activos y ahorrar en costos de mantenimiento, siempre que la administración siga un plan de mantenimiento con consejos prácticos como los que acabamos de compartir contigo. 

Una última recomendación es evaluar el uso de un CMMS o Software de Mantenimiento para llevar un mejor control del estado de los equipos, revisar su condición y tiempo de uso. Vas a encontrar cientos de opciones en plataformas como ComparaSoftware, así que seguramente hallarás uno que se acomode a tu presupuesto.