Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Estas 8 estrategias ayudan a llegar a acuerdos y disminuir los conflictos entre los miembros del negocio familiar.

Manejar un negocio familiar puede ser fuente de bienestar y crecimiento para todos, pero también de conflictos y desacuerdos que -a diferencia de otros trabajos- trastocan directamente la vida personal.

En específico, los motivos más frecuentes del conflicto son la mala comunicación, la poca claridad en lo que se espera de cada persona y la confusión en la toma de decisiones, entre otros.

“En mi experiencia trabajando con más de 250 familias empresarias, nunca ha habido una que me haya dicho que sea fácil trabajar con la familia”, relata Mauricio Álvarez, consultor de empresas familiares en Monterrey.

Estrategias para la paz en el negocio familiar

Al impartir el webinar “¿Cómo trabajar en paz con la familia?”, Álvarez compartió ocho estrategias que cualquier negocio familiar puede poner en práctica con facilidad, independientemente de su tamaño o giro.

1. Mejorar la comunicación

Para empezar, una causa frecuente de los problemas de comunicación es la incapacidad para conciliar diferencias y tomar decisiones a partir de ellas. “Cuando somos iguales, las decisiones se toman rápido, pero pueden ser limitadas.

En cambio, en nuestras diferencias las decisiones tardan más, pero son más sólidas y fuertes”.

En particular, Mauricio Álvarez sugiere utilizar el método MBTI, diseñado para conocer las diferencias más destacadas entre las personalidades.  “Si queremos cambiar la actitud de otras personas, hay que cambiar nuestras estrategias”, recomendó el consultor de empresas familiares.

2. Explicitar las razones para continuar juntos

Por todos los esfuerzos y sacrificios que implica manejar un negocio familiar, sus integrantes deben tener claras las razones por las que trabajan juntas. Solo así, darán sentido a su trabajo y cuando las cosas se pongan difíciles, estarán dispuestos a seguir adelante, explicó Álvarez.

3. Establecer cómo se toman las decisiones

Por supuesto, el éxito de la empresa no depende del amor familiar, sino de su capacidad para tomar decisiones juntos, advirtió el asesor. Por ello, la familia debe trabajar con un gobierno corporativo, igual que cualquier otro tipo de negocio.

4. Formalizar reglas para el empleo y salarios a familiares

¿La familia podrá tener un empleo asegurado en la empresa? ¿Qué requisitos se les pedirán? ¿Cómo se medirá su eficiencia? Hay que establecer políticas de empleo y salarios a los miembros de la familia propietaria, para fomentar la productividad y evitar abusos.

5. Definir la propiedad para el futuro

Ahora bien, únicamente el propietario puede determinar a quién transmitir la propiedad. Pero puede guiarse por dos criterios:

  • Cómo garantizar la unidad familiar
  • Cómo asegurar la continuidad de la empresa

6. Definir cómo se nombrará al nuevo líder de la empresa

La generación más joven no debería ser privada de asumir nuevos retos en el negocio. Lo idea es buscar maneras de alentar su participación, con nuevas responsabilidades que les ayuden a desarrollarse.

7. Acordar las reglas para los asuntos particulares

En general, definir lo que se vale y lo que no en la relación de trabajo, evitará sorpresas y oportunismos que afectan a la empresa y a la familia, aconsejó Mauricio Álvarez.

Por ejemplo, aconsejó responder preguntas básicas como “¿se vale llevar negocios personales apoyados en la empresa?” y “¿podremos usar bienes de la empresa para asuntos personales?”

8. Construir la paz en la familia

Finalmente, Mauricio destacó que una base sólida para trabajar en armonía dentro del negocio familiar, descansa en cuatro grandes pilares:

  • Hablar con la verdad
  • Tratar a todos con justicia
  • Saber perdonar
  • Tener esperanza