Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Éstas son 5 claves para obtener ingresos extras emprendiendo un negocio propio, sin descuidar el trabajo actual.

Con el sueño de obtener ingresos extras y mejorar su economía, o simplemente realizarse haciendo lo que les gusta, cada vez más trabajadores mexicanos deciden combinar su trabajo con un negocio propio.

Si bien estos emprendimientos no exigen la misma dedicación que una empresa tradicional, sí requieren que el nuevo emprendedor sepa balancear su tiempo. De otra forma, corre el riesgo de ser despedido o bien, de fracasar en su aventura empresarial sin siquiera haberlo intentado en serio.

En efecto, el emprendedor que inicia su negocio como un trabajo complementario, no dispone del tiempo y las energías para dedicarse al 100 por ciento a su nueva actividad. Por eso, necesita seguir algunas reglas para repartir de manera adecuada su talento y recursos.

En el libro “The Side Hustle Guide” (Guía para el trabajo complementario) se definen algunas normas básicas que, bien implementadas, facilitarán el camino para obtener ingresos extras, sin renunciar a la fuente segura de ingresos.

1. Nunca, nunca descuidar el empleo de tiempo completo

La idea de emprender un trabajo propio complementario, es precisamente mejorar las finanzas personales. Para lograrlo, es indispensable mantener la fuente de ingresos segura, ya que pueden pasar meses antes de que un emprendimiento genere ganancias.

Por ello, es importante resistir la tentación de distraerse del trabajo formal. A la larga, siempre se termina sabiendo cuando alguien está invirtiendo horas laborales a la realización de otros proyectos, como se advierte en el libro.

2. Llevar una agenda con rigor

Por más sencillo que sea, no hay emprendimiento que resista la falta de atención. Cualquier idea de negocio requiere un mínimo de horas de trabajo por semana, que por lo general se invierten en realizar la actividad productiva y vender.

Para no dejarlo a la buena voluntad, el nuevo emprendedor debe fijar un horario y seguirlo como si se tratara de un empleo formal. Solamente así el negocio ayudará a obtener ingresos extras con el tiempo.

Por lo general, se debe iniciar tan pronto como concluya la jornada laboral y contemplar también los fines de semana. El calendario más común es fijar de 6 de la tarde a 9 de la noche entre semana, y los sábados de 9 de la mañana a 3 de la tarde.

3. Evitar las deudas para iniciar el negocio

Sí, es cierto que muchas ideas de negocio requieren de un financiamiento para iniciar. Pero éste jamás debe ser el caso de un trabajo complementario.

Para evitar deudas, lo mejor es elegir una idea de negocio que se pueda financiar con ahorros personales o -mejor aún- que no requiera ninguna inversión.

Por ejemplo, una empresa que requiera proveer servicios con herramientas que ya se posean. O que involucre elaborar productos con materias primas accesibles. Otros emprendimientos comunes son los servicios intangibles, como el diseño, la programación y la consultoría.

Una vez que el emprendimiento ha conseguido clientes, se puede estudiar la opción de solicitar un financiamiento para crecer o incrementar la capacidad productiva.

4. No gastar dinero que el cliente no verá

Los trabajadores acostumbrados a laborar en una oficina cómoda, climatizada y en general, confortable, pueden caer en la tentación de creer que necesitan invertir en un espacio similar para trabajar en su emprendimiento.

Sin embargo, pocas inversiones son tan innecesarias. Los recursos no deben gastarse en equipos o herramientas que no mejorarán directamente los productos o servicios. Por ejemplo, ¿para qué gastar en acondicionar una oficina en casa, si los clientes serán atendidos por internet?

5. Soñar en grande, con enfoque hacia lo pequeño

Ya lo dijo Dharmesh Shah, el fundador de HubSpot: en lugar de enfocarse en hacer un millón de dólares, hay que pensar en cómo servir a un millón de clientes. En otras palabras: con una oferta de valor necesaria y atractiva, el dinero vendrá después.

Las ganancias deberán generarse al cabo de algunos meses, dependiendo del giro, el mercado, la temporalidad, la competencia y otras condiciones. Si bien no es necesario armar un modelo de negocios en forma, sí es recomendable fijar las metas que se desean alcanzar con sus respectivos plazos.

Realización personal

Sea cual sea el trabajo complementario que se emprenda y la disciplina que se logre alcanzar, existe al menos una condición básica: la pasión personal.

La dedicación al trabajo complementario debe ser un tiempo personal, como si fuera un hobbie productivo que se realiza con gusto. Solamente así, el nuevo emprendimiento contribuirá a la realización personal, no solamente para obtener ingresos extras.

Para quienes deseen iniciar el camino emprendedor, en este artículo se explican algunas ideas de negocio que son compatibles con un trabajo formal.