Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Éstos son los principales cuestionamientos al paquete económico 2022, por parte de analistas.

Las críticas más recurrentes contra el paquete económico 2022 apuntan a que es demasiado optimista, al mismo tiempo que se pierde en imprecisiones sobre la reactivación.

De hecho, la opinión del FMI es que el paquete económico 2022 refleja mucha “prudencia fiscal”, pero poco estímulo a la inversión. A continuación, algunos argumentos que pueden sustentar esa afirmación.

1. Intervención en el sector energético

El paquete económico aumenta el rol del Estado en el sector de las energías fósiles. Esta pretensión de ampliar el peso gubernamental en el sector energético es identificada como un desincentivo a la inversión, según analistas.

Este temor se refleja en las estimaciones del alza en la inflación y una caída del PIB para fines del año, con un tipo de cambio de 20.43 pesos por dólar, como señala Forbes.

Por otro lado, puede ser interpretado como una apuesta beneficiosa en el corto plazo, pero riesgosa e incierta en un horizonte más amplio.

Al principio, el PIB mexicano podría capitalizar la desinversión en energías fósiles que llevan a cabo líderes del sector —y que podría ser transitoria en el caso de Estados Unidos— aunque al mismo tiempo subidas de las materias primas signifiquen una inflación más alta.

A medida que la transición a energías más limpias se consolide, podría dejar a la economía mexicana vulnerable frente al cambio.

2. Inercia en las relaciones con el norte

Asimismo, la tendencia económica de México para el 2022 debe considerarse en el entorno más amplio de la economía global.

La economía mexicana es virtualmente la única en América Latina que se ha integrado a las cadenas de suministro que soportan a la economía estadounidense.

Adicionalmente, la necesidad de Estados Unidos por mantener controlada su frontera sur ante un elevado flujo migratorio de centro y sur América, lo ha llevado a un acercamiento con el gobierno mexicano.

Otras variables que afectan el crecimiento del PIB mexicano, según la percepción del sector privado, son la inseguridad y la incertidumbre política externa, a las cuales no se hace mayor referencia en el paquete económico 2022.

3. El paquete fiscal

Como parte del paquete económico 2022, la Miscelánea Fiscal 2022 resume la prudencia fiscal del gobierno.

Se habla de algunas medidas contra la evasión, como el Régimen Simplificado de Confianza, que busca aumentar la base de contribuyentes.

Además, se incluyeron ligeros cambios en cuanto al IVA y mayores controles respecto al IEPS. Pero al mismo tiempo, no refleja el estímulo a la inversión en términos precisos.

4. Recorte en programas y créditos productivos

Otra evidencia para soportar argumentos del FMI se constata en que la inversión destinada a ciencia, tecnología e innovación apenas recibe un aumento de 0,01% en el paquete económico 2022, con respecto al año pasado.

Esta inercia se enmarca en una tendencia histórica de financiamiento mínimo.

Más aún, dentro de los mismos programas sociales del gobierno desaparecen algunos vinculados con el otorgamiento de créditos productivos, como el Programa de Microcréditos para el Bienestar y el Programa de Apoyo Microempresas Familiares.

Estos recortes muestran una distribución de los ingresos fiscales en el paquete económico 2022 que sigue el mismo patrón de los años recientes.

5. Distribución de los ingresos fiscales

En el paquete económico 2022, el gasto se dirige a las prioridades del Ejecutivo. Si bien es cierto que hay un incremento significativo en el sector salud, de 17%, el grueso de los ingresos se dirige a los programas bandera del Presidente. 

Entre ellos, la Guardia Nacional, que recibe un aumento de 70% en su asignación presupuestaria, o proyectos de infraestructura como el Tren Maya. Resalta también la inversión en Pemex cuyos últimos balances han sido cuestionados.

Si bien se incluyen temas importantes en el paquete económico, como el Régimen Simplificado de Confianza, no se espera que aumenten los ingresos tributarios de forma significativa, según la consultora Deloitte.