Tiempo estimado de lectura: 4 min.

En los centros de trabajo que no se adhieran al paro nacional del 9 de marzo, las trabajadoras pueden tomar algunas medidas para sumarse a #UnDíaSinNosotras sin afectar su empleo.

Luego de que colectivos feministas propusieran un paro nacional de mujeres para el 9 de marzo como medida de protesta por el alza en los feminicidios en México, empresas, universidades, asociaciones empresariales y gobiernos se han sumado públicamente a la iniciativa.

Ante la fallida estrategia de seguridad para eliminar los feminicidios, el colectivo veracruzano Brujas del Mar propuso el paro #UnDíaSinNosotras para el 9 de marzo, en el marco del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, que será el domingo 8.

En concreto, la iniciativa propone visibilizar a las mujeres a través de un paro en todas las formas de trabajo y de consumo: desde las labores domésticas hasta las compras en línea. Sus referentes directos son la huelga de mujeres de 1975 en Islandia y el “lunes negro” realizado en 2016, en Polonia.

Se estima que un paro de este tipo dejará pérdidas por 37 mil millones de pesos en el país. Las mujeres representan el 40 por ciento de la fuerza laboral.

¿Cómo prepararse en el trabajo para el 9 de marzo?

La convocatoria del 9 de marzo es a faltar al trabajo sin necesidad de solicitar la autorización del centro laboral, debido a que se trata de un paro, no de un asueto.

Ahora bien, ¿qué dice la ley? Faltar al trabajo es una falta que no amerita despido. De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, cuando un empleado falta sin aviso se considera una ausencia injustificada y se le puede descontar el día.

Según lo marca el artículo 47 de la legislación, los centros de trabajo tienen derecho a despedir sin indemnización a un colaborador en caso de tres faltas injustificadas durante un periodo de 30 días hábiles.

Por lo tanto, las trabajadoras que participen en el paro nacional convocado para el 9 de marzo, sin consentimiento de su centro laboral, podrían recibir un día menos de salario, pero no perder sus empleos.

Ahora bien, para evitar sanciones por parte de los patrones que no se adhieran al paro nacional, Factor Capital Humano recomienda en la medida de lo posible:

  • Avisar a la empresa sobre la ausencia del 9 de marzo y explicar las razones.
  • Encargar a un compañero las tareas que sea indispensable realizar para ese día.
  • Conversar con el empleador sobre la importancia de denunciar los feminicidios y toda forma de violencia de género.

¿Cómo apoyar la protesta, sin faltar al trabajo?

De acuerdo con el Círculo Feminista de Análisis Jurídico, se han establecido diversas opciones de protesta para las mujeres que no puedan faltar a sus actividades el próximo 9 de marzo:

  • Ponerse de acuerdo con las compañeras para portar una prenda morada, en señal de protesta.
  • Acordar una hora y lugar para realizar un acto simbólico de apoyo al evento.
  • Compartir en redes las razones que no les permitieron hacer el pago. Propusieron el hashtag #SiNoParoEsPorque

Se suman empresas al paro nacional

Hasta el viernes 21 de febrero, se habían sumado públicamente decenas de organizaciones y empresas de todo el país. Destacan instituciones de educación superior públicas y privadas; medios de comunicación como Imagen, Aristegui Noticias y GIN Group; gobiernos municipales y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

La jefa capitalina Claudia Sheinbaum, por ejemplo, anunció que no habrá ninguna amonestación, represalia ni sanción para las mujeres trabajadoras del gobierno de la CDMX que se ausenten el 9 de marzo.

“En el marco del Día Internacional de la Mujer, que conmemora la lucha de las mujeres por la igualdad y el reconocimiento de derechos alcanzados, es obligatorio hacer una reflexión colectiva respecto a la problemática de la violencia contra niñas y mujeres en el país. Esta es una de las violaciones de derechos humanos graves, naturalizadas y toleradas en México y el mundo”, publicó el Tec de Monterrey en un comunicado para unirse a #UnDíaSinNosotras.

Los referentes del 9 de marzo

En Islandia, la huelga de mujeres consistió en dejar de trabajar para salir a manifestarse por sus derechos. Principalmente, buscaban igualdad de salarios y oportunidades laborales.

En 2016, las mujeres en Polonia convocaron al “lunes negro” y pararon actividades, saliendo a las calles vestidas de negro. Posteriormente, en el 2017 las irlandesas se fueron a huelga para despenalizar el aborto.

Con estos antecedentes, los colectivos de mexicanas esperan que el 9 de marzo sea un parteaguas que impulse las medidas necesarias para detener los feminicidios, como el alto a la impunidad y una atención efectiva a las denuncias.