Tiempo estimado de lectura: 4 min.

La inversionista de Shark Tank México y directora de Financiera Sustentable, Patricia Armendáriz, comparte cinco principios que todos los emprendedores deberían tener en cuenta.

Aunque es famosa como inversionista de Shark Tank, Patricia Armendáriz es mucho más que eso: doctora en Economía, fue negociadora del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) y actualmente se desenvuelve como directora de Financiera Sustentable, presidenta de NA Bolom y consejera independiente del Grupo Financiero Banorte… más una larga lista de reconocimientos.

Si bien su carrera es variopinta, el denominador común es lo que ella reconoce como su gran pasión: el emprendimiento social.

Mientras que Financiera Sustentable es la única entidad captadora de ahorro que incuba Fintechs dedicadas a bancarizar a la base de la pirámide, NA Bolom es una ONG dedicada a la preservación de las etnias de Chiapas y su ecología.

Durante su charla TED de agosto del 2019, Patricia Armendáriz compartió cinco principios que consideró indispensables para emprender un negocio con éxito:

1. Emprender en una pasión

El baile, el senderismo, el medio ambiente, la moda, la seguridad, la educación, la sustentabilidad, el estilismo, la mecánica, literatura, música… no importa cuál sea la pasión detrás de un nuevo negocio. Lo relevante es desarrollarla y emprender a partir de ello.

“Nuestra primera obligación social es realizarnos como seres humanos, a través del trabajo. Hay que encontrar en nuestras entrañas nuestra pasión para hacer las cosas”.

2. Clarificar el objeto social

El objeto social consiste en la definición de la actividad principal de la empresa. Para encontrarlo, Patricia Armendáriz recomienda preguntarse qué le hace falta a la sociedad, y de qué manera responderá el nuevo negocio.

3. Diferenciarse

Entre más diferenciado esté un producto o servicio, tendrá mayores posibilidades de éxito, porque cubrirá una necesidad de una forma en que nadie más lo hace.

“Tengo un producto de vivienda social en el que pedí a emprendedores de Shark Tank, que produjeran para mí un material de construcción con una fórmula que redujera significativamente los costos. Lo voy a patentar y nadie me lo podrá copiar. Entre más te puedas diferenciar, hazlo”.

De hecho, la diferenciación es una de las estrategias de posicionamiento planteadas en la matriz de las 5 fuerzas de Porter.

“Un producto es una hipótesis, en la que tú piensas que el producto le va a servir a la gente para tal cosa. Pero tu público a veces te va a decir: no es por ahí”.

Patricia Armendáriz

4. Conocer el mercado

Cuando productos de buena calidad y precio, o bien de alto valor agregado, no encuentran el éxito comercial, la razón suele ser que no están dirigidos al mercado correcto.

“Una chava de Shark Tank produce fruta liofilizada, una técnica que mantiene la fruta en su sabor original. Pero encontró que tenía un problema porque ya tenía competencia no diferenciada: varias empresas importaban berries de Chile, a precio menor”, explicó Patricia Armendáriz.

Entonces, como estrategia le recomendaron que se dirigiera al mercado infantil, en donde esta fruta puede servir como snack. Además, que no comercializara su producto en grandes supermercados, sino que lo hiciera de manera directa, a través de los colegios.

“Un producto es una hipótesis, en la que tú piensas que el producto le va a servir a la gente para tal cosa. Pero tu público a veces te va a decir: no es por ahí”.

5. Comenzar sin grandes inversiones

Por más brillante que parezca una idea de negocio, lo más recomendable es iniciar probándola en los círculos cercanos, entre personas conocidas, y después escalarla gradualmente.

Contrario a la creencia general, conseguir inversionistas no siempre es una necesidad durante el primer año de un producto o servicio. “Una vez que tu producto está probado, el dinero es un medio. Tus ventas son las huellas de tu éxito”.

Desventajas de buscar inversionistas

Además, la consultora financiera recomienda pensar en formas distintas de financiamiento. “El capital realmente te constriñe, te pone a un capitalista encima de ti, que te exige y te vigila, porque invierte su dinero”, explicó.

“Si vas por capital, estate listo a tener un socio. El socio va a querer sentarse en tu gobierno corporativo, te va a pedir un plan de negocios, un contador, un abogado”.

En síntesis, Patricia Armendáriz sugiere a las personas con un emprendimiento que sean humildes y no le inviertan en grande a su producto, si todavía no ha sido probado en el mercado.