Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Las pequeñas y medianas empresas socialmente responsables comienzan con su propia cultura, promoviendo el bienestar de los trabajadores y siguiendo normas éticas.

Durante muchos años, el modelo de negocios ha puesto en el centro el dinero como el objetivo de las actividades de la empresa. Sin embargo, en los últimos años se ha vuelto cada vez más importante lo que es la responsabilidad social.

Si bien es crucial que las empresas generen beneficios económicos, esto ha ido cambiando para poner en el centro del modelo a la persona y el bienestar común.

Existe una asociación mundial, la UNIAPAQ, que congrega a asociaciones de diferentes países que fomentan la responsabilidad social empresarial desde una perspectiva muy específica, pues a menudo se confunde la responsabilidad social con hacer donaciones a instituciones.

No obstante, hay que empezar desde adentro de la empresa, promoviendo el bienestar de los colaboradores, sus familias y las empresa e instituciones que están en contacto con la empresa. Y esta premisa es particularmente cierta para las pymes.

¿Qué es la responsabilidad social?

Cuando hablamos de responsabilidad social en las pymes, puede ser que estés pensando en actividades que sólo hacen las grandes empresas o en algo que podrías hacer cuando tu empresa crezca.

Sin embargo, hacia el interior de tu empresa es muy factible llevar a cabo actividades que promuevan el bienestar laboral, económico, salud y desarrollo personal de tus propios colaboradores; además de implementar normas de ética con proveedores, clientes y hasta el propio gobierno.

En resumen, algunos ejemplos de políticas internas pueden ser:

  • No dar sobornos
  • Pagar a tiempo a los proveedores
  • No hablar mal de la competencia
  • Crear un bono para los colaboradores de menos recursos
  • Llevar a cabo actividades que promuevan una mejor calidad de vida
  • Promover el cuidado del medio ambiente

Tal es el caso de una pyme que contrató un optometrista para que acudiera a ver quiénes necesitaban lentes. Se realizaron pruebas de visión a los colaboradores y a aquellos que necesitaban se les mandaron a hacer lentes. Esta sencilla actividad trajo beneficios en cuanto a la productividad de esos colaboradores.

Recomendaciones

Puedes crear un breve plan de actividades para cada uno de los sectores, con el fin de promover una mejor distribución de la riqueza y calidad de vida. Crea un registro donde calendarices estas actividades para que puedas darles seguimiento y hacer una revisión mensual, además de ir agregando poco a poco otras actividades.

El papel de las pymes y emprendedores es muy importante en la sociedad y en la economía actual. De hecho, las pequeñas y medianas empresas generan más del 80 por ciento del empleo y más del 70 por ciento del PIB en el mundo.

Imagínate que, si empiezas con pequeñas actividades en tu empresa, puedes aportar a que cada vez existan más empresas plenamente humanas y que como sociedad nos encontremos en un mejor lugar de bienestar común.

Por último, recomendamos no dejarse llevar por la moda de las certificaciones, pues muchas veces no representan lo que la empresa en realidad está haciendo y tal vez pienses que estás muy ocupado o que no tienes tiempo, pero te aseguramos que, si empiezas, aunque sea con pequeñas actividades, los beneficios en tu empresa serán enormes en todos los aspectos.