Tiempo estimado de lectura: 6 min.

Estos modelos de negocio innovan por su creación de valor para las empresas, clientes y sociedad en general.

Un modelo de negocio es la descripción del valor que un nuevo emprendimiento o compañía pretende crear para los clientes y la sociedad en general.

Por ejemplo, el de Spotify es un modelo freemium, que consiste en ofrecer dos tipos de servicios: los gratuitos, con un límite; y los de cobro, por condiciones de uso más ventajosas.

Los formatos para desarrollar y presentar un modelo de negocio se han diversificado con los años, hasta llegar al lienzo o Canvas, que muestra gráficamente los 9 componentes principales del emprendimiento:

  1. Actividades clave
  2. Socios clave
  3. Recursos clave
  4. Estructura de costos
  5. Propuesta de valor
  6. Relaciones con los clientes
  7. Canales
  8. Fuentes de ingresos
  9. Segmentos de cliente

Si bien todos los días surgen empresas, no es frecuente que surjan modelos de negocio innovadores, es decir, emprendimientos que crean valor económico y social desde una perspectiva diferente o novedosa.

Por eso, aquí presentamos 5 formas de innovar que distinguen los autores del modelo Canvas, Alex Osterwalder e Yves Pigneur, en su libro “Generación de modelos de negocio”.

1. Innovación en un sector tradicional

En esta modalidad, el modelo de negocio que se desarrolla es nuevo, pero se ubica dentro de un sector establecido o tradicional.

Una de las figuras más ejemplares de este tipo de modelos de negocio es Jean-Pierre Cuoni, fundador del grupo financiero EFG International, que se introdujo como algo completamente innovador dentro de una actividad tan tradicional como lo es la banca.

Como se sabe, en los bancos regulares los ejecutivos trabajan sobre una meta de ventas y son considerados empleados; reciben sueldo o comisiones para que facturen la mayor cantidad posible a los clientes, en toda una variedad de servicios financieros. Entonces, el interés del colaborador está en los ingresos, no en los beneficios de sus usuarios.  

Al jubilarse a principios de los 90, Cuoni decidió utilizar los ahorros de toda su vida para crear un nuevo tipo de banco dirigido a un segmento hasta entonces desatendido: el de las personas que disponen de al menos un millón de dólares en efectivo para invertir.

Para lograrlo, creó un modelo de negocios en el que cada colaborador es un Customer Relationship Office (CRO) y conforma su propia unidad de negocios con su base de clientes, mientras que el banco provee la infraestructura para que desarrolle sus actividades. Los resultados se miden por la rentabilidad lograda por cada unidad.

Como resultado, EFG International terminó convirtiéndose en el tercer banco más importante de Suiza. Para saber más de este modelo, se pude consultar este caso de estudio.

2. Intraemprendimientos

Estos modelos de negocios se desarrollan dentro de empresas establecidas, con el fin de obtener el máximo provecho de los avances tecnológicos.

La figura del intrapreneur está representada por las personas que dirigen las áreas de innovación e investigación y desarrollo en las empresas; y uno de los más emblemáticos es Dagfinn Myhre, quien desarrolló diversos modelos de negocio al interior de Telenor.

Los modelos de negocio intrapreneur son imprescindibles en los sectores más expuestos a la transformación digital y que son afectados continuamente por diversas tendencias.

Myhre define a la innovación como “la introducción exitosa de algo nuevo, que puede ser incremental o radical”. Y como ejemplo de sus negocios está la banca móvil “Easypaisa with Tameer Bank” en Pakistán, creada tras detectar la baja bancarización de aquel país, que contrastaba con la alta penetración de los smartphones entre la población.

Otros ejemplos son la página iTunes.com, de Apple; y Skype, de Microsoft.

De hecho, los modelos de negocio intrapreneur son imprescindibles en los sectores más expuestos a la transformación digital y que son afectados continuamente por diversas tendencias, como el de la salud, las telecomunicaciones, la industria automotriz, la construcción y el comercio electrónico.

3. Emprendimientos

Éste es el tipo de emprendimiento por excelencia, el que los modelos de negocio se crean por completo a partir de necesidades actuales o nuevas de los clientes.

Ejemplos hay muchos, pero entre los emprendedores mexicanos podemos citar a Deborah Dana, fundadora de Canasta Rosa, la primera plataforma digital que se dirige a microempresarias.

Otro caso sería el de César Cázares, director del marketplace MercaRancho, el primero en su tipo especializado en la compra-venta de productos agropecuarios.

4. Modelos de negocio para productos innovadores

Un producto innovador no siempre es sinónimo de éxito comercial. De hecho, es apenas el primer paso, y el siguiente es encontrar el modelo de negocio que asegure su lanzamiento y posicionamiento en un mercado.

Con esta misión, la figura del emprendedor “diseñador” es crear el modelo que mejor ayude a colocar un servicio o producto novedoso. Un ejemplo es Trish Papadakos, propietaria de The Institute of You y creadora de un servicio que apoya a las personas que cambian de sector laboral.

La figura del emprendedor “diseñador” es crear el modelo que mejor ayude a colocar un servicio o producto novedoso.

5. El emprendedor social

Estos modelos de negocio promueven cambios sociales y económicos que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas o las condiciones ambientales de un sitio.

A diferencia de las ONG y la asistencia social, los emprendimientos sociales buscan resolver problemas mediante compañías sostenibles.

Aunque se insertan en la economía, adoptan una forma de trabajar más solidaria e igualitaria, como explica el investigador del tema, Mario Vázquez Maguirre, en este artículo sobre empresas sociales. Por ejemplo, los sueldos son equitativos, operan con democracia y apuestan más por la innovación social que por el control.

Un ejemplo final: la consultoría

Finalmente, otra forma de innovar consiste, precisamente, en ofrecer servicios de consultoría para ayudar a las personas que están creando su modelo de negocio.

Hay empresas dedicadas a mejorar el rendimiento y la competitividad de las nuevas empresas, desde la parte más importante y decisiva para su éxito, que es contar con un buen modelo de negocio en la etapa de planificación.