Durante el primer mes del año, la inflación anual llegó a su punto más bajo desde el 2016. Destaca el precio de la gasolina, que se redujo a pesar del desabasto.

En enero, la inflación anual llegó a su punto más bajo desde diciembre del 2016, con una tasa de 4.37 ciento. Esta tendencia se debió a la reducción en los precios de algunos energéticos, servicios de transporte y productos agropecuarios.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las gasolinas Magna y Premium decrecieron 1.9 y 2.4 por ciento, respectivamente, mientras que el costo del gas LP cayó 2.52 por ciento. De esta manera, las gasolinas llegaron a su segundo mes con bajas en el precio.

Durante enero, la inflación creció apenas 0.9 por ciento respecto a diciembre. Esta cifra es la más baja que se ha presentado para dicho periodo desde el 2015. Además, el Índice Nacional de Precios al Consumidor disminuyó a tasa mensual 0.18 por ciento, en comparación con el último mes del 2018.

Por su parte, el tomate verde o tomatillo registró una disminución anual de 35.2 por ciento en su precio. El tomate o jitomate también se abarató, al llegar a una tasa anual de 14.87 por ciento. De la misma manera, el precio de los servicios de transporte público cayó 1.14 por ciento a escala nacional.

El precio de la gasolina se redujo aún con desabasto

Los combustibles se abarataron aún en los estados que padecieron desabasto:

  Magna Premium
Aguascalientes 1.12% 1.26%
Ciudad de México 0.77% 1.27%
Guanajuato 0.72% 0.76%
Hidalgo 1.53% 2.97%
Jalisco 0.63% 1.11%
Nuevo León 1.53% 2.44%

 

Los estados con menor inflación

Las entidades que registraron una deflación durante enero fueron Baja California, con una disminución de 1.52%; Chihuahua (-0.32%), Chiapas (-0.31%), Tamaulipas (-0.24%) y Morelos (-0.10%).

En contraste, los estados con mayor inflación a tasa mensual fueron Guerrero (0.98%), Querétaro (0.85), San Luis Potosí (0.61), Durango (0.57) y Aguascalientes (0.51).