Tiempo estimado de lectura: 2 min.

Hay una razón por la que Estocolmo es la capital de las startups en Europa: sus trabajadores gozan de seis meses de descanso para iniciar un negocio, estudiar o cuidar a un familiar.

Spotify, Skype y Minecraft son algunos de los hijos pródigos de Estocolmo, la capital europea de las startups. Desde aquí han surgido tantas empresas basadas en tecnología, que se ha convertido en el mayor semillero emprendedor en el mundo, después del Sillicon Valley en California.

Por si fuera poco, en esta urbe europea, proliferan los llamados unicornios, que son compañías tecnológicas valuadas en miles de millones de dólares. ¿La razón? El derecho legal de los trabajadores a tomarse un periodo sabático de seis meses para iniciar un negocio, estudiar o cuidar de un familiar.

Establecida apenas en el 2006, Spotify ya cotiza en la bolsa de valores de Nueva York (NYSE), donde llegó a una capitalización de mercado de 24 mil 500 millones de dólares, de acuerdo con el Foro Económico Mundial. Skype y Minecraft, por su parte, fueron adquiridos por Microsoft en el 2011 y 2014, respectivamente.

 

Todo trabajador sueco que haya laborado de tiempo completo por al menos seis meses, puede solicitar su derecho al periodo sabático, sin goce de sueldo. El requisito es que su idea de negocio no compita con la de su empleador o que no cause inconvenientes importantes.

Según el Foro Económico Mundial, existe una tendencia en muchos mercados avanzados a incentivar que la gente desarrolle una idea de negocio, fuera de su horario regular de trabajo.

En Estados Unidos, por ejemplo, 16 millones 500 mil personas ya combinan su empleo con el manejo de una actividad económica propia. Esta cifra incluye a los contratistas independientes, empleados de asistencia telefónica y trabajadores temporales, además de los emprendedores.

El Foro considera que el impulso a la innovación también se logra con la garantía de libertades y derechos. Por ejemplo, en los países nórdicos los trabajadores pueden tomar 16 meses de permiso de paternidad, con el 80 por ciento de su sueldo. En Dinamarca, el periodo es de hasta 52 semanas, pero las madres pueden tomar hasta 18 semanas más.