Tiempo estimado de lectura: 2 min.

El fundamento legal y eje de las sociedades es su acta constitutiva, pues establece los socios, objeto social, duración e, incluso, las formas de disolución de la organización. 

Más que la base, el acta constitutiva es la columna vertebral de una sociedad mercantil. Además de ser un requisito legal, establece los aspectos fundamentales para la operación, como el capital con el que se constituye y los productos a comercializar. 

En pocas palabras, el acta constitutiva es un registro notariado, de carácter público, donde se reconocen los datos correspondientes a la formación de una sociedad, ya sea mercantil, gubernamental o sin fines de lucro. 

Utilidad de este registro notariado 

Con frecuencia, se alude al acta constitutiva como una mera formalidad, al grado de que en internet abundan los formatos para que los interesados únicamente llenen los espacios en blanco y a continuación lo formalicen ante Notario. 

Sin embargo, elaborar adecuadamente este documento legal genera beneficios para las empresas y evita futuros problemas. 

Por ello, lo ideal es que antes de iniciar formalmente el negocio, los emprendedores se asesoren con un abogado especializado que les ayude a redactar este documento jurídico con apego a las leyes y respeto a los intereses de los socios.  

Los elementos del acta constitutiva  

Si no sabes a dónde vas, ¿cómo esperas llegar ahí?, es una frase célebre del autor y abogado Basil S. Walsh.  

En tal sentido, el acta constitutiva ayuda a los emprendimientos a saber con exactitud hacia dónde van y de qué formas llegarán ahí, pues especifica los fundamentos de la sociedad mercantil. Éstos son los principales elementos que componen este documento:  

  • Día y hora de su firma 
  • Introducción sobre la causa de conformación de la sociedad 
  • Nombre completo de la sociedad 
  • Objetivos 
  • Nacionalidad, dirección y nombre completo de los socios, con sus firmas autenticadas 
  • Tiempo de duración de la sociedad 
  • Presupuesto exacto 
  • Forma en que se repartirán las utilidades y se afrontarán las pérdidas
  • Fondo de reserva
  • Aspectos a tener en cuenta para liquidar la sociedad en caso de quiebra o disolución  
  • Análisis de lo que sucedió en la reunión 
  • Lista de participantes 
  • Conclusiones  

Finalmente, el acta constitutiva debe ser formalizada por un notario.