Tiempo estimado de lectura: 2 min.

La nueva aplicación CoDi permitirá cobrar y pagar sin tarjetas ni efectivo, desde cualquier teléfono inteligente. Estará disponible durante el último trimestre del próximo año.

A fines del próximo año, será posible cobrar con solo dos clics en el celular: el primero, para enviar la solicitud de cobro, y el segundo, por parte del usuario para autorizarlo. Ésta será una realidad para todos los usuarios de bancos, a través de la plataforma electrónica Cobro Digital (CoDi), presentada por el Banco de México (Banxico).

La nueva aplicación, que está en desarrollo desde el 2016, es un sistema basado en transferencias a través del código QR y tecnología NFC. Utiliza el SPEI para realizar pagos en segundos, por montos de hasta 8 mil pesos.

CoDi se encuentra en consulta pública dentro de la página de Banxico. Los comentarios se recibirán hasta el 15 de enero próximo, con la finalidad de realizar las primeras pruebas durante los primeros meses y ponerla a disposición del público en el último trimestre del 2019.

Cabe destacar que el proyecto se realiza en conjunto con la banca, con la intención de que todos los usuarios puedan acceder a la plataforma. La principal ventaja que destaca Banxico contra el SPEI, es la velocidad con la que se podrán realizar las operaciones.

“Se busca que la plataforma CoDi proporcione un medio de pago seguro y eficiente a los pequeños comercios, a los comercios electrónicos, a los proveedores de servicios y al público en general para realizar cobros con las ventajas de seguridad y eficiencia de las transferencias electrónicas”, explica Banxico en su comunicado.

¿Cómo funcionará?

Será necesario descargar en el teléfono la aplicación CoDi, que estará disponible desde la plataforma de cualquier banco. No será indispensable acudir a sucursal, pues bastará con tener una cuenta bancaria vigente.

Además, los comercios deberán contar también con una impresión de un código QR, un teléfono o un portal que pueda generar solicitudes de CoDi de ventas por internet. De esta manera, el vendedor podrá generar una solicitud de pago que el comprador recibirá en su celular.

En los pequeños comercios, con ayuda de los bancos se instalarán los códigos QR que contendrán la información de la empresa. Cuando el cliente desee pagar, escaneará el código e iniciará la transacción sin utilizar efectivo ni tarjetas.