Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Cuidar la liquidez del negocio comienza por elaborar el estado de flujo de efectivo, respetando su estructura completa.

La liquidez es como el combustible para cualquier negocio: sin ella, no se mueve nada. Por este motivo, la elaboración del estado de flujo de efectivo con su estructura completa es una labor crucial para el crecimiento de las empresas.

Administrar el flujo de efectivo en tiempos de crisis puede ser la diferencia para las empresas, en momentos como el actual. Con esto en mente, explicamos aquí cómo es la estructura del estado de flujo de efectivo, tal como lo marca la NIF B-2.

¿Para qué sirve el estado de flujo de efectivo?

Para empezar, el estado de flujo de efectivo muestra el origen y destino de los recursos de una entidad en un periodo determinado en las diversas actividades de la empresa, tales como operativas, de inversión y de financiamiento. 

Es decir, la liquidez o efectivo que necesitan para realizar sus operaciones, pagar sus obligaciones de financiamiento, o bien, cómo ha sido invertido el dinero dentro de su empresa. 

Estructura básica del estado de flujo de efectivo

Ésta es la estructura del estado de flujo de efectivo, tal como lo marca la NIF B-2:

  • Actividades de operación 
  • Actividades de inversión 
  • Actividades de financiamiento 

1. Actividades de operación

Los flujos procedentes de la operación son un indicador de que las actividades económicas del negocio han generado fondos suficientes para mantener la capacidad de operación. 

Debido a que estos flujos derivan de las operaciones que constituyen la principal fuente de ingresos del negocio se deben de excluir aquellas actividades que son de patrimonio y de financiamiento. 

Algunas actividades de operación son: 

  • Cobros en efectivo o a crédito procedentes de ventas o servicios. 
  • Cobros de regalías, cuotas, comisiones u otros ingresos. 
  • Pagos a proveedores en efectivo o a crédito. 
  • Pagos anticipados a proveedores. 
  • Cobros anticipados de clientes. 
  • Inventarios
  • Préstamos a empleados. 
  • Impuestos por pagar. 
  • Impuestos trasladados.  
  • Impuestos retenidos. 
  • Impuestos a favor. 
  • Pagos a trabajadores. 

2. Actividades de inversión

En este apartado del estado de flujo de efectivo, se enlistan los flujos de efectivo relacionados con actividades de inversión que representan los recursos que el negocio ha canalizado hacia partidas que lo ayudarán a generar ingresos en efectivo a mediano o largo plazo. 

Algunas actividades de inversión son: 

  • Adquisición, instalación o desarrollo de propiedades, planta y equipo, activos intangibles y otros a largo plazo. 
  • Cobros por ventas de propiedades, planta y equipo, activos intangibles y otros a largo plazo. 
  • Prestamos en efectivos a terceros no relacionados con la operación. 
  • Cobros de préstamos en efectivos a terceros no relacionados con la operación. 

3. Actividades de financiamiento

En las actividades de financiamiento del estado de resultados, se muestran flujos de efectivo destinados a cubrir necesidades de efectivo del negocio como consecuencia de compromisos derivados de sus actividades de operación y de inversión.

Así mismo, muestra la capacidad de restituir a sus acreedores financieros y a sus propietarios los recursos que canalizaron en su momento, o bien, proceder con el pago de rendimientos. 

Algunas actividades de financiamiento son: 

  • Cobros en efectivo por emisión de acciones 
  • Pagos en efectivo a propietarios por reembolsos de capital 
  • Cobro de instrumentos financieros (obtención de deuda), a corto o largo plazo  
  • Pago de instrumentos financieros para reducir deuda.  

Conclusión

El estado de flujo de efectivo es uno de los estados financieros básicos que no deben faltar en ninguna empresa, independientemente de su tamaño.

De hecho, la realización de este reporte es parte de lo que hace un contador para sus clientes. La diferencia entre hacerlo de manera independiente y recurrir a un profesional, es que con él siempre tendremos la garantía de contar con un estado de flujo de efectivo con la estructura adecuada y en cumplimiento de las NIF.