Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Aprende a evitar cualquier relación comercial con una empresa que facture operaciones simuladas.

Caer en sospecha de defraudación fiscal, por parte del SAT, es tan fácil como aceptar la factura de un proveedor que se encuentre clasificado en la lista de Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS), aún cuando parezca confiable.

Por ello, hoy en día los negocios y personas físicas con actividad empresarial necesitan incorporar una nueva tarea a sus pendientes fiscales: verificar las facturas y los RFC de los proveedores y prestadores de servicios.

Solamente así, evitarán incurrir en operaciones mercantiles o comerciales con contribuyentes clasificados en la lista negra del SAT.

¿Qué son los EFOS?

Los EFOS son personas físicas o morales que lucran con la emisión de comprobantes fiscales digitales, pues facturan operaciones que en realidad nunca se llevaron a cabo, según se desprende del Código Fiscal de la Federación (CFF).

Cuando se instauró esta figura, en el 2014, se pensó que los EFOS eran fácilmente detectables, pues se les veía como sinónimo de empresas fantasma. Sin embargo, la autoridad puede presumir que una persona física o moral es EFO por el hecho de no estar localizable en su domicilio fiscal.

En contraparte, las Empresas que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS) son personas o empresas que utilizan o compran las facturas o comprobantes fiscales digitales de las EFOS.

Cuando una empresa acepta una de estas facturas falsas, la autoridad fiscal puede presumir que está simulando un aumento en sus gastos de operación, con el fin de pagar menos impuestos.

Consejos para detectar EFOS

La verificación de facturas puede realizarse manualmente, o bien, a través de un software.

En el primer caso, es necesario revisar el listado del SAT que se pueden consultar en esta liga del SAT. Otra opción es cotejar el CFDI en la página de verificación del SAT:

Emitir facturas apócrifas es ilegal, por lo que en este caso es recomendable realizar una denuncia anónima.

Con el procedimiento manual, la desventaja es que cotejar el estatus de cada proveedor, o bien, cada CFDI, consume mucho tiempo y esfuerzo. Además, el margen de error es alto por la probabilidad de errores de dedo.

La segunda alternativa es automatizar la detección de los EFOS mediante un software de contabilidad y administración que verifique cada RFC en tiempo real.

Por ejemplo, Bind ERP cuenta con una funcionalidad que actualiza diariamente los RFC publicados en la lista de EFOS. De esta forma, cuando un proveedor esté boletinado, un mensaje de alerta aparecerá en todas las funciones relacionadas con su RFC.