Tiempo estimado de lectura: 6 min.

¿Adiós al horario de oficina? La flexibilidad laboral es mucho más que el home office: se refiere a medidas que promueven la productividad y el bienestar de los trabajadores.

Ahora que cada vez más centros de trabajo pueden reabrir sus oficinas, una interrogante crece entre trabajadores y patrones: ¿es deseable mantener el home office para las funciones que sí puedan desempeñarse a distancia? Y de ser así, ¿cómo implementar esta flexibilidad laboral?

Desde antes de la pandemia, los profesionales de Recursos Humanos ya consideraban que ofrecer esquemas de trabajo a distancia, y con horarios flexibles, sería indispensable para el reclutamiento de personal en el futuro.

Este ideal se volvió una realidad durante el 2020, cuando el trabajo remoto permitió sobrellevar la suspensión de labores y continuar laborando, al menos en los empleos administrativos y de escritorio.

De hecho, el número de colaboradores en home office pasó de un 39 a un 68 por ciento, según Forbes.

Si bien los resultados del trabajo remoto varían por empresa y por área, en general la productividad laboral ha sido alta (ver datos de Statista).

Ahora, una cantidad considerable de empresas planea continuar con diversos esquemas de flexibilidad laboral, según han reportado LinkedIn y algunos medios de comunicación, como veremos a continuación.

Con el home office, el trabajo flexible pasa la prueba

Con los resultados obtenidos durante el último año, la mayoría de los gerentes y líderes de equipos expresan que sí están de acuerdo con que el personal labore de forma flexible; y más del 70 por ciento de los trabajadores buscan continuar con este esquema, de acuerdo con LinkedIn:

  • 70% de los gerentes están más abiertos a que sus equipos trabajen de forma flexible.
  • 72% de los profesionales de Recursos Humanos -en 2019- consideraban la flexibilidad laboral como clave para el reclutamiento del futuro.
  • 73% de los trabajadores desea continuar con su empleo, mediante opciones de trabajo flexible.

La mayoría de las empresas con trabajo administrativo, o de escritorio, desean continuar con el trabajo flexible, pero desconocen cómo. Por ello, la red social profesional realizó un caso de estudio de la consultora PwC, considerada en la lista de las 100 Mejores Compañías para Trabajar, de Fortune.

¿Qué es la flexibilidad laboral?

Mucho más compleja que el home office, la flexibilidad laboral es una serie de medidas que apoyan la productividad, mediante el apoyo al balance entre el empleo y la vida personal de los trabajadores.

Éstas son las medidas más empleadas por los centros de trabajo que promueven la flexibilidad:

  1. Posibilidad de elegir los horarios de entrada y salida (dentro de un rango determinado).
  2. Libertad de escoger qué días se trabaja más tiempo y qué días, menos.
  3. Acceso al teletrabajo o home office, ya sea de manera permanente o en determinados días por semana.
  4. No trabajar en base a cantidad de horas, sino en función de resultados y cumplimiento de objetivos.

Sin embargo, la flexibilidad laboral ofrece múltiples posibilidades que varían según las necesidades del negocio y de sus trabajadores. Lo más aconsejable es que la empresa y sus trabajadores dialoguen, con el fin de encontrar la fórmula adecuada.

El número de colaboradores en home office pasó de un 39 a un 68 por ciento.

Forbes México

3 acciones para implementar la flexibilidad laboral

“Cuando comenzamos con este esfuerzo, no podíamos ni deletrear la palabra ´flexibilidad´”, dijo a LinkedIn la líder de Recursos Humanos en PwC, Anne Donovan. Ahora, luego de un largo proceso para implementarla, éstos son sus tips para empezar a crear políticas de trabajo flexible en un centro laboral.

1. Encuentra qué desean los trabajadores tras la pandemia

Contrario a la creencia general, no todas las personas están cómodas con los esquemas flexibles. De hecho, el teletrabajador ideal (quien encuentra bienestar en esta modalidad) cuenta con un perfil claro, donde destacan cualidades como:

  1. Alta motivación 
  2. Independencia (se ha definido como el factor protector más importante respecto al teletrabajo) 
  3. Habilidades para gestionar el tiempo 
  4. Capacidad de concentración 

Mientras que algunas personas están deseosas de volver a la oficina, otras desean o necesitan quedarse trabajando desde su casa. Por ello, la nueva ley home office en México plantea que el trabajo remoto sea opcional, no obligatorio.

La empresa debe escuchar a sus colaboradores para saber qué desean y mediante qué esquemas. En el caso de PwC, fue la generación millennial la que empujó una cultura de trabajo flexible. Con el paso del tiempo, encontraron que la flexibilidad se correlaciona con la lealtad hacia la empresa.

2. Ofrece el mismo grado de flexibilidad a todos

Aunque el trabajo flexible no sea solicitado por todos los colaboradores, lo ideal es que -si se decide implementar- se encuentre disponible para todos.

Todas las razones de los trabajadores para desear la flexibilidad laboral son igualmente válidas, como establecen las políticas de PwC.

Por ello, es aconsejable que estas políticas no se comuniquen a algún segmento de trabajadores en particular (por ejemplo, a las madres trabajadoras), sino a toda la plantilla laboral.

En todos los casos, también hay que motivar a los trabajadores para que se comprometan con los resultados y se aseguren de que la flexibilidad les funciona tanto a ellos como a su equipo de trabajo.

Esquemas de trabajo flexible

¿Cómo empezar? En el caso de PwC, se apoyó en estos programas:

Esquema¿En qué consiste?
Flexibilidad diaria  Los empleados pueden tomar días flexibles en cualquier momento del año. Los equipos se ponen de acuerdo, para asegurar que las necesidades de la empresa no queden desatendidas.  
Cultura de equipo  Cuando muchos trabajadores comparten una responsabilidad, se les puede habilitar para que se pongan de acuerdo sobre su calendario de trabajo, para asegurar el cumplimiento de sus metas.  
Licencia por enfermedad no prescrita  Para apoyar el balance trabajo-vida personal de los colaboradores, se les proporciona anualmente una cantidad de días de licencia por enfermedad no prescrita, es decir, sin incapacidad laboral del IMSS ni algún otro tipo de comprobante médico.  
Horas reducidas  La jornada dura menos que la jornada laboral completa.  
Flextime  Las horas de trabajo se recorren más temprano, o más tarde, que el horario de oficina regular.  
Home office  Horario de trabajo regular, en home office, ya sea de manera permanente o determinados días por semana.  
Trabajo compartido  Dos personas comparten las responsabilidades correspondientes a un puesto de trabajo de tiempo completo.  
Trabajo comprimidoJornada semanal regular, comprimida en menos de 5 días.
Periodos sabáticosPermisos de ausencia laboral, manteniendo los beneficios (como la antigüedad), pero con un salario reducido.
Fuente: Elaboración propia, con datos de LinkedIn.

3. Migra hacia una cultura flexible

Integrar este paradigma en la cultura laboral es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y aprendizaje a partir de los errores.

En las empresas que implementaron algún esquema flexible durante la pandemia, la semilla ya está plantada en la mente de los colaboradores, resalta LinkedIn. Ahora, hay que nutrir la idea y dar los siguientes pasos.

En el caso de PwC, la flexibilidad laboral comenzó con los líderes de equipo. Posteriormente, fue más sencillo que esta cultura permeara hacia el resto de los niveles de autoridad para convertirse en un cambio real y duradero.