Tiempo estimado de lectura: 3 min.

La pandemia del coronavirus Covid-19 está generando las condiciones para una recesión económica en México y el impacto para las empresas se verá primeramente en su flujo de efectivo.

México se encamina a la recesión económica más larga de los últimos 90 años, lo que impactará el flujo de efectivo de las empresas y frenará la creación de negocios y empleos, de acuerdo con datos del INEGI publicados por El Universal.

Luego de que la economía mexicana se contrajera 0.1 por ciento en el 2019, se espera que en este año descienda hasta 4.5 por ciento. Esta previsión es del Bank of America Merril Lynch, que toma en cuenta el efecto del cierre de la frontera, la caída de la economía estadounidense y la clausura temporal de empresas en todo el mundo.

Impacto en el flujo de efectivo

En el marco de la crisis sanitaria generada por el Covid-19, la mayoría de los dueños de negocio están enfocándose en proteger a los empleados, terminar de analizar todos los riesgos para su empresa y gestionar la cadena de suministro tras el paro económico de China, según el reporte “Covid 19: Managing cash flow during a period of crisis”, de Deloitte.

Las pymes chinas se quedarán sin flujo de efectivo al menos durante los siguientes de tres meses, de acuerdo con el mismo estudio. Y la actividad económica de China podría retornar en su totalidad el 1 de abril, de acuerdo con las previsiones más optimistas.

Sin embargo, aún es incierto el impacto en México y cuándo podría llegar la recuperación, pues se desconoce el alcance del Covid-19 en el país y las medidas de compensación que podría adoptar el gobierno.

Por eso, la consultora recomienda elaborar un plan para el manejo del flujo de efectivo, cuyos elementos principales son:

1. Evaluar la cadena de suministro

  • Detectar a los clientes que enfrentan mayor riesgo de caer en impago.
  • Asegurarse de que sigan vigentes los instrumentos o garantías que respaldan el pago de los clientes.

2. Analizar el estado financiero de la empresa

  • Proyectar el flujo de efectivo que necesitará el negocio y por cuánto tiempo.
  • Acercarse a socios, inversionistas y otras fuentes de financiamiento, para verificar si las líneas de crédito de la empresa siguen abiertas o explorar nuevas opciones.

3. Enfocarse en el ciclo de efectivo

  • En lugar de priorizar la obtención de utilidades, concentrarse mejor en la cobranza.
  • Respecto a la cadena de suministro, enfocarse en las cuentas por pagar y la gestión de inventarios.
  • Pensar como un gerente de finanzas y condicionar las operaciones de la empresa a los límites establecidos por el estado financiero.

5. Reducir costos variables

  • Disminuir temporalmente los gastos y costos que sean prescindibles, como la subcontratación de actividades secundarias.
  • Prohibir los viajes y restringir las reuniones que no sean esenciales.
  • Reducir la mano de obra por contrato.

6. Reconsiderar los planes de inversión

  • Analizar los planes de inversión y posponer los que no sean necesarios en el corto plazo.
  • Priorizar los planes que sean necesarios para incrementar el flujo de efectivo y, por lo tanto, los ingresos.

Para obtener más consejos, se recomienda consultar el artículo «Flujo de efectivo en tiempos de crisis: 8 medidas para cuidarlo«.