Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Surtido, precio, promociones, incremento de las existencias y un buen sistema de inventarios, son algunos de los aspectos cruciales a cuidar para extraer todo el potencial de la temporada.

Mientras que para algunos, la Navidad significa pasar tiempo en familia, celebrar las posadas, comer mucho, gozar de un descanso y recibir regalos, para otros es temporada de estrés, poco sueño, prisas y exceso de trabajo.

Éste es el escenario para las empresas que viven de las ventas navideñas, o que basan su crecimiento en las ganancias obtenidas durante esta época. La importancia de la época ejerce presión sobre sus trabajadores y operaciones.

En la gestión de inventarios, el reto es disponer en todo momento de los productos que demandan los clientes para no perder ninguna venta. Y al mismo tiempo, cuidar que no se adquiera demasiado stock que termine obsoleto o provoque pérdidas financieras.

De acuerdo con la consultora de inventarios Slimstock, estos son aspectos que las pymes deben cuidar en su checklist navideño:

1. Surtir por los canales adecuados

La mayoría de los comerciantes con más de un año en el mercado conocen bien y pueden estimar la demanda de los productos. El aspecto complicado es determinar el canal en el que se venderán y cuál será la diferenciación entre ellos.

Para las tiendas con presencia física y online, la sugerencia es que los procedimientos de surtido desde los almacenes sean flexibles.

De esta forma, el negocio podrá llegar con la misma facilidad a los puntos de venta que a los centros de envío.

2. Determinar con inteligencia los precios

En segundo lugar, la empresa debe decidir sobre la diferenciación de los precios.

Por ejemplo, si el precio variará para cada canal de venta, o si los productos de una misma línea costarán distinto según algún criterio, como el tamaño o la talla.

Además, todavía hay tiempo para analizar los precios de la competencia, en especial las promociones y descuentos que esté ofreciendo.

Por supuesto, el principio general es que el precio esté alineado con la estrategia de la compañía; por ejemplo, si el objetivo de impulsar el comercio electrónico, se podría impulsar ofreciendo descuentos exclusivos o precios inferiores.

3. Hacer promociones experienciales

La temporada navideña es ideal para realizar promociones que ayuden a impulsar las ventas. En su búsqueda de productos y servicios, los clientes darán preferencia a quienes les ofrezcan mejores experiencias de compra.

Por eso, son recomendables las promociones con trivias o concursos que favorezcan la interacción.

Desde el punto de vista de los inventarios, las promociones son la mejor herramienta para impulsar los productos rezagados o mover el exceso de stock.

4. Incrementar existencias

Si bien la temporada comercial navideña inicia desde octubre, diciembre sigue siendo el mes con más ventas.

Para quienes venden juguetes y artículos de regalo, como perfumes o ropa, los días de mayor movimiento apenas están por llegar.

De acuerdo con el análisis de Slimstock, es menos riesgoso contar con existencias de más, que perder ventas por falta de inventarios.

5. Automatizar la gestión de inventarios

Por más eficiente que sea la empresa con el Excel, lo ideal es emplear un sistema de inventarios en la nube, que automatice los procesos de entrada y salida de las mercancías; y además, trabaje con información en tiempo real.

Un plus de estos sistemas es la integración que manejan algunos de ellos con el comercio electrónico. De esta manera, se automatiza la gestión de inventarios, coordinando las existencias entre la tienda online y plataformas digitales como Mercado Libre y Shopify.

6. Definir una estrategia de gestión de stock

Existen estrategias que se pueden aplicar para optimizar el manejo del stock en la empresa. Incluso, pueden emplearse varias de ellas simultáneamente:

  1. Estrategia de los niveles pares: Consiste en mantener un nivel par de determinados productos, tanto en el inventario como en el stock al que accede el cliente.
  2. Estrategia de primeras entradas, primeras salidas (FIFO): Consiste en vender los productos del primer stock que se adquirió y no de lotes de mercancía recibidos recientemente.

7. Medir la gestión de inventarios

Finalmente, es clave definir las métricas o indicadores para evaluar la eficiencia en la gestión de inventarios. No es necesario esperar a que surja algún problema, como que falte mercancía o, al contrario, el almacén se quede con existencias de más.

Cuando se trata de gestión de inventarios, la evaluación y el análisis son fundamentales. 


Plantilla Excel