Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Para reducir el impacto de la pandemia en las pymes de Latinoamérica, es útil incorporar estrategias de cuidado, comunicación, continuidad y comunidad, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

Los negocios, y organizaciones en general, deben incorporar una gestión empresarial con estrategias específicas para mitigar el impacto de la pandemia y la crisis económica, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

Por ello, la institución compartió en su portal Connect Americas cuatro grandes temas para nutrir la gestión de las pymes de Latinoamérica y ayudar a mitigar el impacto del Covid-19: 

1. Cuidado  

Priorizar la salud del equipo, los clientes y proveedores. Contemplar acciones como: 

  • Mantener, o iniciar, un esquema de teletrabajo, ya que el aislamiento físico continúa siendo la medida más efectiva para evitar contagios.  
  • Adoptar las medidas implementadas para el sano retorno a la actividad productiva.  
  • Continuar la suspensión de los viajes de trabajo.  

2. Comunicación 

El cierre de las oficinas físicas y la suspensión de las juntas presenciales, no son pretextos para disminuir la calidad de los esfuerzos de comunicación y capacitación, como señala el reporte “Estrategias PYME ante el Covid”, del IPADE Business School.  

A través de canales virtuales como Zoom, GoToWebinar, Microsoft Teams o Google Meet, ya es posible establecer un diálogo fluido con todos los trabajadores y grupos de interés:  

Hacia los trabajadores: 
  • Asegurar que la plantilla de personal cuente con información confiable acerca del Covid-19. 
  • Comunicar de manera eficiente las medidas de mitigación tomadas por la empresa, así como su duración. 
  • Designar un punto focal para que el equipo resuelva dudas; por ejemplo, un correo electrónico, un número telefónico o un canal en la herramienta digital que se utilice para la comunicación del equipo. 
  • Ofrecer información útil y referencias de mejores prácticas para el home office, así como para procurar la salud mental. 
Hacia los clientes: 
  • Comunicar a los clientes las medidas que toma la empresa para garantizar la calidad y seguridad de los productos y servicios.  
  • Informarles oportunamente de cualquier cambio en los medios de contacto y atención a clientes
Hacia proveedores: 
  • Acordar oportunamente cualquier ajuste a las órdenes pendientes. 
  • Revisar con los proveedores cuando surja un cambio necesario en el calendario de pagos. 

3. Continuidad 

Identificar las herramientas digitales que pueden continuar apoyando la comunicación entre los equipos de trabajo, para compartir archivos y trabajar juntos en tiempo real. 

Productividad:  
  • Estudiar la posibilidad de realizar cambios en la producción, sin poner en riesgo a los trabajadores. 
  • Analizar las capacidades de almacenamiento y la posibilidad de gestionarlo a distancia. 
Ventas: 
  • Enfocar esfuerzos hacia las ventas en línea. Aprovechar los recursos de apoyo disponibles, como los webinars sobre comercio electrónico y la ayuda del gobierno federal a través de esfuerzos como el Mercado Solidario. 
  • Aprovechar la coyuntura para fortalecer presencia en redes sociales. Los clientes potenciales están pasando más tiempo en línea que nunca.  
  • Organizarse con otros negocios para ofrecer descuentos especiales. 
Salarios:
  • En caso de que la empresa se encuentre en crisis financiera, llegar a un acuerdo con los colaboradores para reducir sueldos y que la empresa pueda seguir operando. Hay que tener fechas y montos claros, así como las condiciones en que se compensará esta reducción. 
  • Es mejor llegar a un acuerdo, que recortar personal. Además de que la indemnización por despido es costosa, también es complicado contratar a la persona adecuada y entrenarla.  

4. Comunidad 

Mientras que las crisis son temporales, los lazos con la comunidad son trascendentes, refiere el BID. 

Por ello, recomienda: 

  • Diversificar el portafolio de clientes, buscar usuarios locales. 
  • Diversificar la cadena de suministro, encontrar proveedores de la localidad. Valorar la importancia de invertir en el desarrollo de proveedores cercanos, lo que reduce costos de envío y garantiza los insumos. 
  • Comunicarse constantemente con otros negocios, organizaciones y asociaciones de apoyo, como las cámaras de comercio, para formar una red de apoyo. 

La gestión empresarial es clave 

De enero a junio, México perdió más de un millón de empleos formales. Además, se calcula que miles de empresas han tenido que cerrar sus puertas. 

No obstante, una gestión empresarial que contemple las 4 “C” es de ayuda para mejorar la capacidad de respuesta de cualquier organización ante la crisis.