Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Esta filosofía puede aportar enfoque, estrategia y productividad a las empresas, a través de la búsqueda de la libertad personal.

Al escuchar “minimalismo”, quizá pienses en una vida frugal, exclusiva de las pocas personas que pueden vivir sin responsabilidades económicas. Y si conoces el método de Marie Kondo, probablemente relaciones este concepto con deshacerte de la mitad de tus pertenencias.

Entonces, ¿cuál es la relación de esta política de austeridad con el manejo de un negocio, que precisamente lo que busca es crecer?

La idea fundamental del minimalismo es que se trata de una filosofía para vivir con más libertad personal. Si manejas una empresa y estás pensando en emprender, este ideal seguramente no está nada alejado de tus objetivos.

Como señala Neil Patel: “emprender un negocio es de alguna manera crear libertad personal, libertad de horarios y de presiones externas”.

Este enfoque gana adeptos cada día, debido a que te ayuda a afinar la estrategia para tu negocio, mejorar tu productividad, liderar de una manera efectiva, servir mejor a tus clientes… y sí: ganar libertad para tu equipo y para ti.

La búsqueda de la libertad

Según el minimalismo, las personas pueden crear una vida más significativa encontrando lo que realmente les importa y crea felicidad. El segundo paso es eliminar las distracciones que roban tiempo y libertad, como el exceso de bienes materiales y las actividades innecesarias que sólo se hacen por rutina.

De esta forma, el emprendedor minimalista puede alcanzar la libertad de:

  • Preocupaciones financieras. Reduce gastos y adquiere menos deudas.
  • Tiempo. Elimina tareas innecesarias y aprende a delegar.
  • Sobrecarga de responsabilidades. Mantiene únicamente las funciones indispensables.

Un ejemplo es el de Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, dos emprendedores que promueven esta filosofía a través de conferencias, podcast y una serie de videos. Su documental «Minimalism» está disponible en Netflix México.

3 promesas del minimalismo para las empresas

Estrategia de negocio. Los emprendedores minimalistas cambian la mentalidad sobre el significado del éxito: ya no es el dinero, sino la libertad. Como explica la emprendedora Annie Mueller,  “no siempre el crecimiento en sí mismo es lo mejor para el negocio”.

Un caso claro es el emprendedor que desea trabajar desde casa y disponer de tiempo libre: quizá no priorice el crecimiento. Así, todas las empresas deberían preguntarse porqué desean crecer y, según la respuesta, definir el rumbo del negocio.

Este nivel de consciencia también facilita el crecimiento orgánico, es decir, el éxito basado en las posibilidades reales de la empresa, que no obliga a adquirir deudas impagables ni sobrecarga de trabajo a los empleados.

Productividad. En los negocios, significa reducir gastos innecesarios y las tareas superfluas o dispensables. Por lo tanto, el dinero, tiempo y talento se pueden invertir en las metas prioritarias. La empresa puede hacer más con menos, lo que a fin de cuentas es la productividad.

En lo personal, el emprendedor también se vuelve más productivo: reduce el tiempo que pasa viendo su teléfono, depura contactos en redes sociales, recibe menos notificaciones y se dedica únicamente a las actividades que no puede delegar.

Un hábito minimalista que ayuda es depurar la agenda periódicamente, para eliminar las tareas cuestionables o innecesarias.

Liderazgo. La base del minimalismo es encontrar primero lo que te hace feliz. Justo como propone el método Konmari: saber lo que te importa en la vida, te permitirá deshacerte de aquello que simplemente no te aporta nada.

En términos de liderazgo, los minimalistas aseguran que así ganas confianza y claridad en la dirección de tu negocio, lo que a final de cuentas beneficia al equipo de trabajo.

Caja de herramientas

3 herramientas para lograr más con menos
Automatiza Usa sistemas que automaticen tareas para que puedas reducir la carga mental involucrada en la administración.

 

Usa herramientas basadas en la nube Estas aplicaciones permiten que tu negocio sea omnipresente: desde cualquier lugar con internet, tendrás la habilidad de acceder a los recursos de tu negocio.
Agiliza tus procesos Reduce trámites y pasos innecesarios en todos los aspectos de la empresa.