Tiempo estimado de lectura: 3 min.

El trabajo a distancia, o home office, y la cancelación de eventos y reuniones a puerta cerrada, son medidas de contención para limitar la cadena de contagio. 

En concordancia con las medidas aplicadas por otros países, los centros laborales en México están contemplando formas de contención para la propagación del coronavirus, como el home office y la cancelación de eventos y reuniones a puerta cerrada. 

Si bien el COVID-19 fue declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), México todavía se encuentra en la fase 1 de propagación, pues los enfermos diagnosticados se contagiaron en el extranjero y no ha iniciado la transmisión local o comunitaria del virus. 

Sin embargo, se estima que, a partir del 21 de marzo, el coronavirus COVID-19 pasará a la fase 2, es decir, que el contagio empezará a propagarse localmente. 

Por eso, las empresas mexicanas están a tiempo para planear las medidas que limiten la cadena de contagio cuando el país entre en el fase 2, explicó el epidemiólogo de la UNAM, Malaquías López Cervantes. Y una de ellas es el home office.  

Medidas de respuesta 

En todo el mundo, la crisis sanitaria llegó a un nuevo nivel el pasado 11 de marzo, cuando la OMS anunció la declaratoria de pandemia. De inmediato, Estados Unidos canceló los vuelos provenientes de Europa durante 30 días y fueron cancelados los eventos masivos.  

No obstante, en países como Italia, Alemania y España la población se vio obligada a seguir medidas restrictivas desde hace varias semanas. 

La primera acción por parte de los centros laborales debe ser identificar qué funciones pueden realizarse a distancia y cuáles pueden suspenderse durante los días más críticos de la pandemia, de acuerdo con Carlos Marzo, responsable de Ingeniería de Sistemas en Hiberus Tecnología. 

Condiciones para el éxito del home office 

En los centros laborales, un control eficaz ha sido el home office o trabajo a distancia. Esta medida ha sido eficiente para las compañías que: 

  • Trabajan dentro de entornos en la nube. 
  • Dependen en gran medida de aplicaciones web. 
  • Sus trabajadores tienen internet de banda ancha en su casa y están capacitados para usar las aplicaciones de la empresa. 
  • Cuentan con los archivos de la empresa disponibles en la nube.  
  • Tienen su red protegida y los archivos están cifrados. 

Otras medidas 

Las empresas también han implementado otras medidas de salud en el trabajo, para la contención del coronavirus, como:  

  • Difundir entre los trabajadores los hábitos de prevención, como el lavado frecuente de manos y la protección al estornudar.  
  • Desinfectar diariamente los espacios de trabajo. 
  • Disponer de cubrebocas suficientes.  
  • Separar los sitios de trabajo, de manera que haya al menos un metro de distancia entre las personas. 
  • Cancelar o posponer las reuniones presenciales y aprovechar las aplicaciones colaborativas, como Skype, Hangots Meet de Google, Microsoft Teams y Slack.

De hecho, las aplicaciones para colaborar a distancia también han sido cruciales para sacar adelante el home office, de acuerdo con una reseña de 20 minutos de la experiencia con el coronavirus en España.