Tiempo estimado de lectura: 3 min.

La información contable que resulta más útil no está en la declaración anual, sino en los reportes financieros y administrativos.

Sí: la contabilidad es necesaria para cumplir con Hacienda y evitar multas o recargos. Pero su mayor aportación para las empresas no está en el área fiscal, sino en los datos financieros y administrativos para la toma de decisiones.

“Mucha gente piensa que la contabilidad es sinónimo de impuestos: esto es erróneo. La realidad es que se divide en tres grandes ramas, las cuales tienes que utilizar en tu empresa”, advierte el consultor de negocios e instructor de los webinars de Experto PYME, Roberto Elías Luna.

La contabilidad es un sistema de información que permite registrar el comportamiento de la empresa en lo financiero y lo administrativo, además de lo fiscal. Son tres grandes áreas que incluso los negocios más pequeños deberían contemplar, de acuerdo con el especialista.

Diferentes audiencias y usos

  • Contabilidad financiera. Este tipo de datos están expresados en pesos y centavos. Y están destinados principalmente al uso externo, es decir, para mostrar a personas ajenas a la empresa cómo está comportándose el negocio. Por ejemplo, bancos, inversionistas y clientes.
  • Contabilidad administrativa. Consiste en información que está expresada en unidades de medida y sirve para los usuarios internos, es decir, para los propios empleados.
  • Contabilidad fiscal. Su mayor utilidad es para el gobierno, no tanto para el negocio. “Tenemos un usuario muy particular, que es el gobierno. La contabilidad fiscal es la rama dedicada exclusivamente a generar la información para este usuario”, abunda Luna.

La ironía, observa el especialista, es que las mipymes en México paguen los servicios de un contador para que genere las declaraciones, pero no para que les ayude a obtener la información que resultaría más valiosa para ellas en su toma de decisiones: la financiera y administrativa.

Las mipymes necesitan basar sus decisiones en información contable y financiera. Fotografía vía Pexels.

“Para ti como responsable de la toma de decisiones, lo que realmente importa es la contabilidad financiera y la contabilidad administrativa del negocio”, señala Luna. Sólo así es posible conducir a la empresa hacia escenarios que le permitan crecer o la vuelvan más rentable.

¿Cómo se genera la información?

Los dueños o administradores necesitan llevar un registro de sus operaciones a lo largo del ciclo del negocio, que Luna explica de la siguiente manera:

  1. Compras, gastos y administración de proveedores
  2. Administración de inventarios
  3. Proceso productivo
  4. Ventas y administración de clientes

“Hay que extraer la información para que sirva en la toma de decisiones”, observa Roberto Luna.

La operación cotidiana de una empresa suele ser compleja, sobre todo cuando está comenzando o se encuentra en una fase de crecimiento. Por eso, el reto es ir registrando toda la información necesaria, aún cuando parezca que no hay tiempo para hacerlo. De esto se trata el proceso contable.

Para seguir leyendo sobre la información financiera y administrativa del negocio, consulta el artículo «Los 4 controles para manejar tu negocio».