Conoce las claves de operaciones, finanzas, flujo de efectivo e impuestos que son indispensables para controlar y hacer crecer tu empresa.

Imagina que tu empresa es un avión y que, para pilotarla, necesitas dominar el tablero de control. Ahí están los instrumentos que te permitirán despegar, acelerar, mantener el vuelo, hacer las maniobras necesarias y llegar a tu destino.

En tu negocio, el tablero de control es la contabilidad y sus cuatro principales mandos son las operaciones, finanzas, el flujo de efectivo y los impuestos. Así de importante es dominar el lenguaje contable para el éxito de cualquier empresa, nos aclara el consultor de negocios, Roberto Elías Luna.

“No se trata de que te conviertas en contador o contadora: solamente de entender las bases del lenguaje de los negocios para que puedas tomar decisiones que te ayuden a hacer crecer tu negocio y hacerlo rentable”, señala.

Siempre en control

Con la metáfora del avión, el académico y asesor de empresas explica la relevancia de entender el lenguaje universal de los negocios, que es la contabilidad.

“Resulta que en tu negocio, tú eres el piloto responsable del avión. Y si tienes empleados bajo tu responsabilidad, ellos son los pasajeros del avión. ¿Y cuál es el tablero de control en tu pyme? Es la información financiera y administrativa del negocio”, advirtió Luna durante la primera parte de su webinar con Bind ERP, “Lo que una pyme necesita para ser exitosa”.

“Resulta que en tu negocio, tú eres el piloto responsable del avión. Y si tienes empleados bajo tu responsabilidad, ellos son los pasajeros del avión. ¿Y cuál es el tablero de control en tu pyme? Es la información financiera y administrativa del negocio”.

Roberto Elías Luna, edupreneur y consultor de empresas.

“Si nuestra empresa es nuestro avión y tú eres el piloto, vamos a concentrarnos en saber leer 4 importantes indicadores de control: la operación, la situación financiera, el flujo de efectivo y los impuestos”, exhortó.

1. La operación

Este aspecto del negocio es como la velocidad del avión: debe ser la adecuada para que mantengas el vuelo y dirijas la aeronave. Este indicador te permite conocer la rentabilidad, aclaró el asesor. Sus principales componentes son:

  • Ingresos: Los recursos económicos que entran a la empresa debido a la venta de los bienes o servicios que se dedica a ofrecer.
    • Ventas en pesos.
    • Ventas en unidades.
  • Gastos: Los recursos económicos que salen de la organización con el objetivo de generar los ingresos.
    • Gastos por función: administrativa, comercial o costo de producción.
    • Costos fijos y variables.

2. Estado financiero

El indicador de la situación financiera representaría la altitud de tu avión, que debes mantener estable para no caer y dirigir el vuelo, explicó Roberto Elías Luna. Este aspecto permite conocer la solvencia del negocio. Aquí, debes monitorear tres grandes conceptos:

  • Activos: Son los bienes, derechos o recursos con los que cuenta la empresa para generar ingresos o que van a generar beneficios.
    • Circulantes: Los que se pueden convertir en dinero en efectivo en el corto plazo.  
    • Fijos: Los activos que no se convierten fácilmente en efectivo.
  • Pasivos: Las deudas y obligaciones que tiene la empresa para con terceros.
  • Capital: aportado o ganado. Son los recursos que pertenecen a los dueños. El capital ganado son las utilidades.

3. El flujo de efectivo

Este flujo representa el combustible. “Si te quedas sin dinero, es como si el avión se quedara sin combustible”, refiere Roberto Luna. Aquí se reporta el dinero en efectivo, no las ventas o compras con crédito. Y el reporte de flujo de efectivo permite determinar la liquidez de la empresa.

Bajo este indicador o instrumento, necesitas conocer:

  • Entradas por operación o por razones distintas: “Son básicamente las entradas de efectivo por ventas y cobranza a clientes”.
  • Salidas: Hay que identificar cuáles provienen de operaciones del negocio y cuáles se deben a razones distintas.

4. Los impuestos

Las obligaciones fiscales son como el viento, compara Roberto Luna. “Es algo que te afecta, que provoca una resistencia, pero que es el mismo viento para todos los aviones”, explica. Si bien existen múltiples tipos de impuestos, hay que identificar los dos básicos en el tablero de control:

  • Impuesto Sobre la Renta: provisional y definitivo.
  • Impuesto al Valor Agregado: acreditado y por acreditar.

De esta manera, puedes determinar la rentabilidad, solvencia y liquidez de tu empresa.

“Si me falta esta información, difícilmente voy a estar tomando las decisiones adecuadas. Si no tienes esta información, estás volando a ciegas”, concluyó el consultor.