En estas condiciones, quienes tributan en el régimen de asalariados también están obligados a presentar su declaración anual de impuestos, que este año vence el próximo 30 de abril.

Un error frecuente, que puede costar muy caro, es asumir que los asalariados no están obligados a presentar la declaración anual. De hecho, existen 6 condiciones en que los trabajadores de este régimen deben cumplir con el requisito fiscal:

  1. Obtuvieron ingresos de dos o más patrones de manera simultánea.
  2. Dejaron de prestar sus servicios antes del 31 de diciembre del 2018.
  3. Recibieron ingresos anuales superiores a 400 mil pesos.
  4. Obtuvieron salarios de fuentes ubicadas en el extranjero o provenientes de personas que no efectúan retenciones.
  5. Percibieron ingresos por algún tipo de indemnización laboral o jubilación.
  6. Recibieron ingresos por actividades de agricultura, ganadería, pesca y silvicultura.

Los contribuyentes que no están obligados a presentar su Declaración Anual 2018, pueden hacerlo si desean deducir impuestos; y en caso de aplicar, pueden obtener saldo a favor, de acuerdo con el SAT.

Por otro lado, los asalariados que sí estén obligados y no cumplan con su declaración en tiempo y forma, se podrán hacer hacer acreedores a:

  • Penalizaciones que van desde los mil 400 a los 17 mil 370 pesos, por cada una de las obligaciones no declaradas en el plazo correspondiente.
  • Multas de mil 400 a 34 mil 730 pesos, por cada una de las obligaciones presentadas fuera del plazo en el requerimiento o por incumplimiento en el requerimiento.

¿Qué necesitan los asalariados?

  • Registro federal de contribuyentes (RFC) con homoclave
  • Contraseña y/o FIEL o e.firma
  • Nombre del banco y cuenta CLABE en caso de tener saldo a favor

Dos herramientas de apoyo

Las personas físicas pueden revisar desde ahora su estatus fiscal en dos plataformas del SAT: el simulador de declaración anual y el visor de comprobantes de nómina, en el caso de los asalariados.

  • Simulador de declaración anual: Esta herramienta muestra la información precargada sobre ingresos, pagos provisionales y comprobantes fiscales (CFDI) de las deducciones personales. Si alguna deducción no aparece, la causa es que no se llenó de forma correcta. La buena noticia es que aún hay tiempo de corregir para, de ser posible, obtener el saldo a favor.
  • Visor de comprobantes de nómina: Presenta los recibos de pago reportados por los empleadores. Permite consultar la información de ingresos y retenciones por sueldos y salarios declarados ante el SAT. Y en caso de haber alguna inconsistencia, es importante solicitar al patrón su corrección.