Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Los empleadores deben establecer las medidas de seguridad necesarias para prevenir los llamados “contactos de trabajo” por Covid-19.

En la llamada “nueva normalidad”, existe una nueva figura que los empleadores necesitan contemplar e incorporar en sus medidas de seguridad e higiene: los “contactos de trabajo” por Covid-19.

Ahora que México se encuentra en su etapa de reactivación económica, los centros laborales deben garantizar un sano retorno, lo que implica apegarse al Protocolo de Seguridad Sanitaria. Precisamente, este documento incluye medidas de seguridad para evitar lo que llama “contacto de trabajo” por Covid-19.

De acuerdo con el IMSS, el contacto de trabajo ocurre cuando una persona sospechosa o confirmada con la enfermedad del nuevo coronavirus, comparte el mismo espacio laboral con otra. Pero esta coincidencia debe reunir ciertas condiciones.

Medidas de seguridad contra los contagios

En primer lugar, hay que recordar que el Covid-19 ya se encuentra clasificado entre los riesgos de trabajo. Es decir, que el médico puede determinar que se trata de una enfermedad profesional, en cuyo caso el patrón está obligado a cubrir el 100 por ciento del pago de la incapacidad.

Y si se encuentra que el contagio ocurrió por negligencia patronal, la multa es de 250 a 5 mil Unidades de Medida y Actualización.

Por eso, es crucial que los centros laborales consideren los lineamientos de seguridad laboral y eviten contagios o contactos de trabajo, que se pueden evitar con algunas medidas contenidas en el Protocolo:

1. Separar los puestos de trabajo

Para ser clasificado como contacto de trabajo, la convivencia entre trabajadores debió darse por un periodo mínimo de 10 minutos y a una distancia menor a 1.5 metros, sin haber empleado equipo de protección personal.

Por ello, las medidas del sano retorno laboral exigen:

  • Delimitar las áreas de trabajo por barreras físicas, protegiendo el frente y laterales de los trabajadores.
  • Contar con señalizaciones o marcas en el piso, indicando los lugares de trabajo y respetando siempre la distancia mínima entre cada puesto de trabajo.
  • Colocar barreras físicas en las mesas de cafeterías o comedores, para separar un comensal de otro.
  • Designar a una persona o área encargada de supervisar el cumplimiento a los lineamientos de sana distancia.
2. Establecer horarios flexibles y teletrabajo

Para ser tipificado como un contacto de trabajo, la coincidencia con una persona enferma debió haber ocurrido en promedio cinco días antes de que iniciaran los síntomas. Para evitarlo, se recomienda:

  • Facilitar el teletrabajo para los puestos de oficina, así como para las personas que lo ameriten, por sus condiciones de salud, edad, gestación o lactancia.
  • Trabajar en horarios escalonados, home office u horarios flexibles, para evitar la concentración de trabajadores.
3. Garantizar la higiene del ambiente
  • Instalar suficientes dispensadores de alcohol al 70% o gel desinfectante base alcohol al 70%.
  • Trabajar en áreas con ventilación natural siempre que sea posible.
  • Colocar el equipo de higiene necesario en el acceso al centro de trabajo, como tapetes sanitizantes o jergas saturadas. En su defecto, también está permitido otorgar protectores desechables de calzado.

¿Cómo detectar casos sospechosos?

Cabe recordar que los centros laborales deberán considerar como “caso sospechoso” a toda persona que en los últimos siete días haya presentado al menos dos de estos síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de Cabeza
  • Tos seca
  • Molestias y dolor corporal
  • Diarrea
  • Conjuntivitis
  • Dolor de garganta
  • Pérdida del sentido del olfato
  • Erupciones cutáneas
  • Pérdida del color en los dedos

Siguiendo las medidas de seguridad obligatorias por ley, los centros de trabajo pueden evitar contagios, salvaguardar la salud de los colaboradores y continuar trabajando sin suspender labores.