Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Aunque no están autorizados para operar servicios de banca múltiple, los «nuevos bancos» sí deben poseer una licencia de la CNBV.

En un país donde la mayoría de las pymes se financian con los recursos de sus dueños y proveedores, los llamados “neobancos” surgen como una fuente de capital digna de ser tomada en cuenta.

A pesar de que no son bancos, estas entidades tecnológicas ofrecen servicios financieros a través de internet, para lo cual deben contar con una licencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Entre las instituciones de este tipo que ya operan en México, podemos mencionar:

  • Nu
  • Oyster
  • Flink
  • Mibo
  • Bnext
  • Klar

Fuente: Business Insider

La falta de financiamiento en México

La mayoría de las pymes mexicanas se financian con los ahorros personales o familiares, según la Encuesta Nacional de Financiamiento (ENAFIN), efectuada por el INEGI:

  • El 11.7 por ciento de los negocios pide dinero a familiares y amigos.
  • El 17 por ciento de los dueños recurre a su tarjeta de crédito personal para financiar operaciones de la empresa.

Esta tendencia se afianzó con la crisis económica de los últimos meses, pues según la última encuesta del Banco de México, el 77 por ciento de las empresas utilizó financiamiento de proveedores.  

Además del bajo interés de la banca tradicional por el mercado de las pymes, otra razón de la falta de financiamiento es que la mayoría de los propietarios desconocen cómo organizar sus finanzas, explica este artículo de IDC Online.

Como resultado, los dueños de pymes no separan sus finanzas personales de las de la empresa. Esta brecha de financiamiento, aunada a las condiciones de distanciamiento social por la pandemia, hacen que cobre sentido revisar las opciones de los llamados neobancos.

¿En qué fijarse al elegir un neobanco?

No obstante su nombre, en México estas entidades Fintech carecen de una licencia para operar como banca múltiple. De hecho, por esta razón Nubank se constituyó en México únicamente como Nu, como explica Jeanette Leyva en El Financiero.

Sin embargo, el neobanco sí debe contar con el aval de la CNVB para operar, según lo dispuesto en la ley Fintech, que contempla la regulación de pagos electrónicos, financiamiento colectivo, administración de activos virtuales y asesoría financiera por canales digitales.

Otro aspecto por tomar en cuenta es que los “nuevos bancos” no atienden en sucursales: todo se realiza a través del celular o la computadora. Entonces, su aplicación debe ser intuitiva y fácil de utilizar, además de ofrecer servicio 24/7.

Adicionalmente, es importante tomar en cuenta que no todos están dirigidos a clientes empresariales.

Por ello, antes de elegir algún neobanco, se sugiere revisar si ofrecen instrumentos financieros corporativos (por ejemplo, tarjetas de crédito empresarial) y con qué condiciones.