Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Si ya es momento de pedir un préstamo para tu negocio, ¿cómo puedes saber el monto exacto a solicitar? La economista y consultora María Dolores Ortega, nos explica los 3 aspectos claves.

Pareciera que pedir siempre es fácil, pero no lo es cuando se trata de un financiamiento. Obtener la liquidez necesaria, sin ponerte la soga al cuello con los intereses, requiere que te sientes a realizar algunos cálculos indispensables.

La economista y asesora de pymes, María Dolores Ortega, nos explica que calcular el monto a solicitar es una tarea que se debería efectuar con cuidado, pues es el primer gran paso para que un financiamiento resulte óptimo.

“Proyectar adecuadamente las necesidades de financiamiento es fundamental, ya que así podrá evitar crisis de liquidez y el riesgo de caer en impago”, manifestó la consultora en finanzas personales.

Los factores que debes tener en cuenta son tres:

  1. La demanda esperada en tu negocio
  2. Tu razón de liquidez
  3. El costo final del crédito

Adicionalmente, Ortega nos ofrece un consejo básico: que los recursos obtenidos sean invertidos estrictamente en la empresa, evitando siempre la tentación de usarlos para fines personales.

1. La demanda esperada

“Para estimar el monto requerido del financiamiento, es fundamental que sea calculado a partir de la demanda esperada”, comenta Ortega. Para ello, aconseja:

  • Calcular el exceso de demanda que se registra actualmente y no está siendo satisfecha.
  • Considerar la demanda que se añadirá con el crecimiento que se espera.

2. La razón de liquidez

El indicador de la razón de liquidez mide la capacidad de un negocio para cumplir con sus obligaciones, es decir, la facilidad con la que puede pagar sus cuentas. “Les advierto que si no hay ventas, no hay ingresos, y sin estos no habrá liquidez para cubrir sus obligaciones financieras”, explica la consultora.

3. El costo final del crédito

La tasa de retorno del monto a financiar, debe ser mayor que la tasa de interés del crédito. Solo de esta manera, te aseguras de que tu crédito sea rentable, de acuerdo con la economista.

“En otras palabras, hay que hacer cálculos de los beneficios económicos que le generarán los recursos que va a inyectar al negocio, para decidir si es conveniente o no el financiamiento”, señala.

Las tasas de interés varían, porque están en función del monto y el tiempo contratado para liquidar el crédito. Sin embargo, como referencia, Ortega menciona que no puede bajar del 8.25 por ciento, ya que es la tasa de interés objetivo fijada por el Banco de México.

Entonces, para calcular el costo final del crédito, hay que considerar:

  • Que la tasa de retorno del monto del préstamo sea mayor a la tasa de interés.
  • La calidad del proyecto a fondear, pues debe ser suficiente para asegurar los resultados financieros; en otras palabras, que el riesgo valga la pena.

¿Cuándo es momento de inyectar recursos al negocio?

  1. Si la demanda de productos o servicios rebasa tu capacidad de producción o generación, es decir, a la oferta.
  2. Si las utilidades generadas son insuficientes para completar la inversión requerida.