Tiempo estimado de lectura: 3 min.

El sistema de cobro digital (CoDi) es la apuesta del gobierno y los bancos para erradicar las transacciones en efectivo. Sus ventajas son claras, pero su implementación presenta desafíos.

En México, 9 de cada 10 personas utiliza el efectivo para realizar sus pagos. Pero en pocos años la mayoría de las transacciones se realizarán de forma electrónica, de cumplirse los planes del gobierno federal y el sector bancario.

El nuevo sistema de cobros digitales CoDi, desarrollado por el Banco de México (Banxico), busca decirle adiós a los pagos en efectivo. Bancarizar a todo el país, incluyendo a los consumidores y las microempresas, es la meta final de esta plataforma.

Mientras que las pruebas piloto de CoDi avanzan, se espera que todos los bancos lo terminen de implementar el próximo septiembre.

Posteriormente, su adopción en el país dependerá de que se resuelvan dos grandes desafíos, de acuerdo con Gustavo Méndez, socio líder de la industria de servicios financieros en Deloitte México: el temor a la fiscalización y la falta de confianza hacia las instituciones.

1. Temor a la fiscalización

Entre los comerciantes informales, el temor a ser fiscalizados podría obstaculizar la adopción de esta plataforma. Y es que para emplear CoDi, es necesario haber abierto una cuenta bancaria en la que se reflejarían todos los movimientos del negocio.

Sin embargo, la finalidad de esta plataforma no es la fiscalización. Banxico ha publicado que más bien se trata de mostrar los beneficios del mercado formal. Como se verá más adelante en este artículo, las mayores ventajas serían la seguridad y la reducción de costos de operación.

2. Falta de confianza

Entre la población que no está bancarizada, prevalece el temor a que sus recursos puedan ser mal empleados o desviados por las instituciones.

“Será fundamental la manera en que la administración actual y las entidades financieras transmitan a los usuarios la certeza de que las operaciones son seguras y no implican ningún tipo de riesgo”, observó Méndez en su reporte “El futuro de las transacciones en México no acepta efectivo”.

Los beneficios

CoDi es una plataforma gratuita que se instala en un celular, en la terminal punto de venta o en una computadora. Permite realizar transferencias electrónicas de recursos en cuestión de segundos, utilizando el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

Para emplearla, el comercio debe solicitar el pago y el cliente simplemente deberá aceptarla escaneando el código QR.

Sus principales ventajas son la reducción de tiempos y de costos; la agilización de los pagos en los puntos de venta y una mayor seguridad, al prescindir del efectivo.

1. Reducción de tiempos y costos. El uso de CoDi reducirá el tiempo y costos de traslado que actualmente realizan las corporaciones para recolectar y resguardar el efectivo de las tiendas.

2. Agilización de los pagos. En los puntos de venta, será más sencillo y rápido hacer los pagos, tanto para los comerciantes como para los consumidores.

3. Seguridad. Se espera una reducción en el número de robos, ya que los clientes no tendrán necesidad de cargar efectivo para hacer sus compras.