Tiempo estimado de lectura: 5 min.

La subcontratación de personal queda prohibida y las empresas dispondrán de 3 meses para trasladar a estos trabajadores a su nómina.

Finalmente, la Cámara de Diputados aprobó la reforma que prohíbe el outsourcing en México y lo permitirá solo para casos muy específicos, que estarán bajo una vigilancia estrecha por parte de las autoridades laborales.

Las disposiciones entrarían en vigor el próximo 1 de septiembre, si la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se ajusta al calendario proyectado y publica las normativas durante mayo. De esta manera, las empresas tendrían de junio a agosto para hacer los ajustes necesarios.

Por eso, en este artículo, veremos qué es el outsourcing, cómo se transformará con la reforma y los principales cambios que deberán efectuar los patrones para cumplir con la ley, así como las expectativas oficiales y de las voces críticas.

El outsourcing en México: qué es

Incorporado en la Ley Federal del Trabajo desde el 2012, el outsourcing en México es una modalidad de empleo donde el patrón terceriza algunas actividades, a través de la subcontratación de personal.

De hecho, el significado de outsourcing puede comprenderse por su origen, pues es un anglicismo que se compone por las voces:

  • «Fuera» (out)
  • «Fuente» (source)

En este caso, es una empresa externa (contratista) la que se encarga de proveer los recursos humanos para las actividades que requiera el contratante.

No obstante, en la práctica se ha abusado de la figura del outsourcing para evadir impuestos e incumplir con obligaciones patronales.

Además del daño al erario, los trabajadores subcontratados resultan afectados porque no generan antigüedad, no reciben el reparto de utilidades y tardan hasta cuatro años más para alcanzar un crédito hipotecario con el Infonavit.

10 claves para entender la reforma al outsourcing

A continuación, resumimos los principales cambios que sufrirá lo que es el outsourcing en México, a partir de esta reforma.

 Nuevas disposiciones sobre el outsourcing en México
1. La novedad principalLa subcontratación de personal queda prohibida en el país.
2. Excepciones permitidasSolo se permitirá el outsourcing para la contratación de servicios u obras altamente especializados y ajenos a la actividad económica de la empresa.
3. Nuevo papel de agencias de empleoLas agencias de colocación ya no podrán contratar al personal. Se limitarán a reclutar, seleccionar y capacitar a los trabajadores, sin colocarse como patrones.
4. Control a cargo de la STPSLos contratistas dedicados a proveer personal deberán contar con un registro en el patrón de la STPS. Este permiso se renovará cada 3 años.
5. Vigilancia del InfonavitCada cuatrimestre, los contratistas deberán entregar reporte detallado al Infonavit sobre los contratos de sus trabajadores y el salario base.
6. Compromiso de las autoridadesLa STPS dispone de un plazo de 30 días para publicar las reglas para que las empresas de subcontratación puedan registrarse. Se espera que esto ocurra a finales de mayo.
7. Limitación fiscalLas personas físicas y morales solo podrán deducir los pagos de subcontratación por servicios ajenos a su razón social.
8. Multas, castigos y sancionesLa multa por prestar servicios de subcontratación sin el registro ante la STPS, la multa será de 2 mil a 5 mil veces la UMA (179 mil a 4 millones de pesos, aproximadamente). Se presumirá la existencia de defraudación fiscal, en los casos de simulación de la prestación de servicios especializados. La sanción por impedir la inspección y vigilancia de las autoridades de trabajo ascenderá a 448 mil 100 pesos. La prestación y contratación de servicios ilegales podrá merecer penas de prisión de 3 a 6 años.
9. Responsables solidariosLas empresas que subcontraten personal serán responsables solidarias, en caso de que el contratista incumpla con sus obligaciones patronales.
10. Reparto de utilidadesEl máximo de PTU será la cantidad que resulte mayor de entre 3 meses del salario o el promedio recibido en los últimos 3 años.

El debate sobre la reforma

Con estos cambios, la mayoría de los trabajadores subcontratados en el país -poco más de 4.6 millones de personas- serían contratados en nómina y no despedidos, confía la autoridad laboral.

Sin embargo, lejos de compartir este optimismo, los profesionales de la gestión del talento humano proyectan que la prohibición a los que es el outsourcing agravará la informalidad laboral en el país.

Contra la expectativa oficial, la reforma no acabará con las malas prácticas de lo que es el outsourcing ni fomentará el empleo formal, pues deja sin atender esquemas y modus operandi de sindicatos y cooperativas, dijo en Expansión el presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH), Héctor Márquez.

Por su parte, el diputado Porfirio Muñoz Ledo advirtió que la reforma deja la puerta abierta para uno de los mayores problemas del outsourcing en México: que las grandes empresas sigan creando compañías pequeñas, dedicadas a ser contratistas y proveerles del servicio de tercerización de personal.


Suscríbete al blog de Bind ERP