Conoce a Purl, una bola de estambre que nos enseña el verdadero sentido de la diversidad e inclusión en los centros de trabajo.

Cuando Purl llega a la oficina para su primer día de trabajo, se encuentra con una desagradable sorpresa: en lugar de ofrecerle la bienvenida, sus compañeros la ignoran y se burlan. ¿Será porque es una bola de estambre rosa, amable y tierna, mientras que todos a su alrededor son jóvenes ejecutivos con una actitud agresiva?

Con su nuevo corto “Purl”, de la serie “SparkShorts”, Pixar nos muestra una historia sobre diversidad e inclusión laboral. La protagonista representa a todos aquellos que se han sentido diferentes en equipos de trabajo homogéneos, donde todos piensan más o menos igual y hasta proponen el mismo tipo de soluciones en las juntas de trabajo.

La historia se basa en la experiencia laboral de la directora y escritora, Kristen Lester. “En mi primer trabajo, yo era la única mujer en la habitación. Así que para hacer lo que amaba, tuve que volverme algo así como uno más de los chicos”, relata.

Hasta que se integró a Pixar, Lester comenzó a trabajar en equipos heterogéneos. “Eso me hizo darme cuenta de todos mis aspectos femeninos que había estado reprimiendo”, comenta la animadora.

Creando una cultura de pertenencia

No basta que los sitios de trabajo sean diversos para que exista inclusión. Es necesario que las personas sientan la seguridad psicológica de ser ellos mismos, resalta Pat Wadors, directora de Recursos Humanos en LinkedIn.

En su artículo “Los esfuerzos de diversidad son insuficientes, a menos que haya sentido de pertenencia”, explica 5 herramientas para lograrlo.

  1. Presentar a los nuevos trabajadores como personas integrales. Los jefes no solo deben comentar el puesto o responsabilidad de los recién llegados; es importante que señalen alguna cualidad o experiencia personal. Además, hay que usar el lenguaje inclusivo y de pertenencia: “ella es Sara, es parte de nuestro equipo de ventas”.
  2. Preguntar. Para saber qué tan cómodas están las personas en un ambiente laboral, hay que iniciar preguntando cómo se sienten, con una intención genuina de escuchar.
  3. Pedir retroalimentación en las juntas. En las reuniones de trabajo, una práctica inclusiva es invitar a una persona a hablar, pedirle su opinión y practicar la escucha activa, sin interrupciones.
  4. Poner atención. En las reuniones, es crucial hacer a un lado los teléfonos y otros dispositivos para estar presentes. Este gesto también es una muestra de respeto hacia los asistentes.
  5. Compartir historias. Para crear sentido de pertenencia, es crucial que cada quien se sienta en libertad para contar sus historias. Los errores, éxitos y situaciones personales ayudan a generar empatía.

Un ejemplo claro ocurre en la última escena de “Purl”, cuando la protagonista le pide a una nueva empleada: “cuéntanos sobre ti, aquí todos amamos saber sobre una bola de estambre como tú”.