Los cambios en la estabilidad de un país o región impactan a las empresas. Un ejemplo es la caída del peso y el mercado bursátil tras la renuncia del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

Minutos después de la renuncia del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, este 9 de julio, la economía mexicana ya resentía su impacto en el tipo de cambio y el mercado de valores. La noticia cayó “como un balde de agua fría”, publicaron algunos medios.

De inmediato, la Coparmex salió a exigir que la estabilidad macroeconómica sea “prioridad absoluta del Gobierno de México”. Y pidió esclarecer el posible conflicto de interés que denunció el exfuncionario en su carta de renuncia.

El riesgo político es toda posibilidad de cambios o inestabilidad en los gobiernos, que de alguna manera siempre afectará a los intereses económicos de las empresas, de acuerdo con Laurent Treilhes, de la aseguradora Solunion. En tal sentido, cualquier lugar del mundo presenta un mayor o menor riesgo político.

Naturaleza de los riesgos políticos

Estos impactos pueden clasificarse en dos, según sus consecuencias:

  • Macrorriesgos: Cambios que afectan a todas las empresas de un país o región. Pueden deberse a expropiaciones, conflictos armados o, como en este caso, salidas de funcionarios federales en puestos clave de alto nivel.
  • Microrriesgos: Decisiones que perjudican a una empresa o sector industrial específico. Pueden deberse a decisiones de gobierno que afectan la competitividad de una industria.

De acuerdo con la inversión involucrada, los riesgos también pueden ser:

  • Comerciales
  • Sobre licencias internacionales de tecnología y propiedad intelectual
  • Por la inversión directa en el extranjero

Impacto en las empresas

Los riesgos políticos impactan a los negocios desde múltiples frentes. Pero por lo general, se afectan los costos de operación, las ventas, la cadena de suministro e incluso la reputación.

En el caso de la cadena de suministro, la inestabilidad política afecta los componentes y materias primas provenientes de otras regiones o países. Y en lo referente al tipo de cambio, la afectación en los costos es directa, aún cuando se trate de empresas sin actividad comercial en el extranjero.

La corrupción política: un riesgo en sí mismo

La corrupción entre los políticos tiene un efecto particular: es común que genere una reacción en cadena en los mercados de valores y que la moneda termine devaluándose, destaca el reporte de Solunion.

“Me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”, denunció Carlos Urzúa en su carta de renuncia.

Esta acusación de corrupción no tardó en generar sus efectos sobre el tipo de cambio. El valor del dólar subió de 19.30 a 19.53 pesos, en las sucursales bancarias. Además, al final de la jornada, el mercado de valores había descendido 1.77 por ciento.

El nombramiento del nuevo secretario de Hacienda, Arturo Herrera, no modificó el panorama bursátil.

El pasado enero de 2019, la consultora de riesgos Eurasia Group había calificado al gobierno actual mexicano como un “riesgo geopolítico”.

Una de las razones que Eurasia citó fue que el presidente López Obrador buscaría centralizar la toma de decisiones en sus propias manos, basándose “en creencias y preferencias personales”.