Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Los objetivos y modelos de negocio entre las empresas que se conocen como pymes y startups son muy distintos, según un estudio realizado por la agencia México Media Lab, a través de su iniciativa Lab4.

En México, no es lo mismo decirse emprendedor que empresario, como tampoco es lo mismo afirmar que se maneja una startup o una pyme.

Por eso, al realizar un análisis sobre los retos de las empresas mexicanas en este 2019, la agencia de innovación y apoyo digital México Media Lab comenzó por el principio: comprender las diferencias entre los conceptos de pymes y startups, tanto en este país como en Estados Unidos.

Fue así como la agencia desarrolló el estudio “Pymes y Startups en México y Estados Unidos: ADN Compartido, destinos diferentes”, a través de su iniciativa Lab4, que busca incrementar la adopción tecnológica de las pymes, capacitar con nuevas habilidades a la fuerza laboral y facilitar el acceso a nuevos mercados tanto para pymes como para startups.

Las startups

Para quienes se preguntan lo que es una startup, se puede resumir brevemente que son empresas jóvenes de naturaleza experimental, con impulso tecnológico y una fuerte ambición de crecimiento.

Las startups representan un concepto surgido en Sillicon Valley, a partir de leyendas como Google, Amazon, Facebook y Apple.

De acuerdo con el estudio elaborado por Noha Kikhia y Guillermo Ortega Rancé, y editado por Rossana Fuentes Berain, existen tres elementos que distinguen a una startup respecto a cualquier otra compañía en etapas tempranas:

1. El objetivo de crecer

Todas las startups nacen con vocación de convertirse en grandes empresas.

2. La velocidad de crecimiento

Todas las startups se mueven exponencialmente y buscan crecer sus ingresos con equipos relativamente pequeños.

3. La novedad del modelo de negocio

El modelo de negocio, generalmente, está orientado hacia un problema no resuelto en el mercado.

Las pymes

Por otro lado, las pymes están más restringidas en su clasificación, ya que ésta obedece al número de empleados y el total de ventas anuales.

De acuerdo con la Ley para el Desarrollo de la Competitividad de la Micros, Pequeñas y Medianas Empresas, este tipo de compañías son las que están constituidas legalmente como sociedad y tienen cierta cantidad de trabajadores, según el sector al que pertenecen:

Microempresas

Cuentan con hasta 10 empleados y ventas anuales inferiores a 4 millones de pesos.

Pequeñas empresas
  • Comercio: De 11 a 30 empleados y facturan un máximo de 100 millones de pesos.
  • Industria y servicios: De 11 a 50 trabajadores y facturan hasta 100 millones de pesos.
Medianas empresas
  • Comercio: De 31 a 100 empleados, con ventas de 100 a 250 millones de pesos.
  • Servicios: De 51 a 100 trabajadores, con ventas de 100 a 250 millones.
  • Industria: De 51 a 250 trabajadores, con una facturación de 100 a 250 millones.

Adicionalmente, en el 2009 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo para reclasificar a las pymes según el número de trabajadores y las ventas anuales en millones de pesos.

Los retos

Si bien nacen con una vocación distinta, pymes y startups comparten retos similares para su crecimiento. En México, el estudio de Lab4 identifica cuatro grandes necesidades para estos negocios:

1. Financiamiento

Mientras que las pymes requieren créditos para financiar inventarios, capital de trabajo y equipos, las startups necesitan sobre todo capital semilla y capital de riesgo para sostener su nivel de crecimiento.

2. Talento

Las startups necesitan recursos humanos que destaquen en ambientes de alta incertidumbre y exigencia, mientras que las pymes requieren:

  • Habilidades blandas para formar equipos de trabajo con resiliencia.
  • Habilidades técnicas para operar las herramientas.  
3. Acceso a mercado

Con frecuencia, las startups están basadas en ideas tan innovadoras, que deben primero educar de alguna forma a sus prospectos y clientes. Por otro lado, el mayor reto para las pymes es posicionarse donde está la demanda y ganarse la confianza de los clientes.

4. Adopción tecnológica

Finalmente, las pymes necesitan adoptar las nuevas herramientas que les permitan ser más productivas y competitivas a nivel global. En contraparte, a las startups les urge acelerar su crecimiento y crear nuevos ecosistemas, a partir de encontrar relaciones complementarias con otras compañías.