Tiempo estimado de lectura: 4 min.

Más que un pagador de impuestos, el contador se convierte en la conciencia financiera de tu negocio al analizar estos reportes e indicadores básicos.

Lo que hace un contador en la empresa puede convertirlo en la conciencia financiera, pues además de cumplir con la normatividad fiscal, analiza su funcionamiento financiero y operativo.

La conducta fiscal y financiera de tu negocio es reflejo de ti y de cómo quieres conducir a tu organización: si por un camino sano o uno escabroso lleno de riesgos. Por eso destaca la importancia de los estados financieros, cuya elaboración y análisis es responsabilidad del contador.

El maestro Lawrence Gitman, de la Universidad de San Diego, señala que todas las empresas, sin importar el tamaño, generan datos sobre sus operaciones que deben ser reportados en los estados financieros.

Estos reportes, por su estandarización, permiten realizar comparaciones entre empresas y a través del tiempo.

En efecto, el análisis de ciertas cuentas de los estados financieros te puede ayudar a identificar las áreas donde tu empresa sobresale y, sobre todo, las áreas de oportunidad para el mejoramiento, apunta Gitman en su libro “Principios de Administración Financiera”.

Es claro que necesitas de un contador que sea capaz de hacer ese análisis de los estados financieros, a menos que tú lo seas.

Pero, ¿a cuáles estados financieros se refiere?

Son cuatro los estados financieros indispensables que toda empresa micro, pequeña, mediana y grande deben generar para una mejor toma de decisiones. Insisto, los números indican el camino a seguir, y son:

  1. Estado de pérdidas y ganancias.
  2. Balance general.
  3. Estado de patrimonio de los accionistas.
  4. Estado de flujos de efectivo.

Existen sistemas electrónicos en el mercado que te facilitan la generación de esos estados financieros; sin embargo, el disponer de éstos no es suficiente: hay que analizarlos.

Y por eso es necesario un contador capaz de cumplir no sólo con la normatividad fiscal, sino de analizar el funcionamiento financiero-operativo de tu empresa.

¿Análisis de qué?

A partir de los estados financieros, el siguiente paso para dar mayor utilidad a éstos es la estimación de razones financieras.

Estas razones te permitirán supervisar el rendimiento, liquidez, solvencia, apalancamiento y uso de activos de tu empresa.

Las razones financieras se dividen por conveniencia en cinco categorías básicas. Son razones de:

  • Liquidez
  • Actividad
  • Deuda
  • Rentabilidad
  • Mercado

Gitman afirma que las razones de liquidez, actividad y deuda miden principalmente el riesgo. Por su parte, las razones de rentabilidad miden el retorno y, finalmente, las razones de mercado determinan tanto el riesgo como el retorno.

Por esto, la importancia de explotar y aprovechar la disposición de un contador en tu empresa. Insisto en que no es sólo para estar bien con “Lolita” (la Secretaría de Hacienda y Crédito Público), sino que debe convertirse en tu conciencia financiera.

A partir del análisis de las razones financieras, podrás identificar áreas de oportunidad como la cobranza. Quizá te darás cuentas que vendes mucho, pero no es cobrado de manera eficiente y oportuna. Esto lo puedes saber a partir de la razón de liquidez, por citar sólo un ejemplo.

La importancia de la tecnología

Cometes un grave error si eres de los que habla con su contador una vez al año o, peor aún, si ni siquiera un contador tienes en tu empresa.

Si la justificación es que por disminución de costos no dispones de un departamento de contabilidad, te tengo que decir que con las herramientas tecnológicas disponibles no requieres de un gran equipo de personas en esta área. Pero definitivamente sí de la presencia de, por lo menos, un contador.

No desestimes la capacidad y lo que hace un contador por tu empresa. Mejor exprime todo su potencial.