Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Con el nuevo esquema del régimen de confianza, un algoritmo determinará el impuesto a pagar por parte de los contribuyentes.

Para aumentar la base de contribuyentes y la recaudación de impuestos, el SAT está creando un nuevo esquema fiscal llamado “régimen de confianza” que entraría en vigor en el 2022.

La titular del SAT, Raquel Buenrostro, adelantó el 18 de agosto algunos aspectos de esta modalidad, como parte de la miscelánea fiscal que se presentará el próximo septiembre.

¿En qué consistiría el régimen de confianza del SAT?

La evasión fiscal en México es de tal magnitud, que en los últimos 4 años osciló entre un billón y 1.5 billones de pesos. Esta cantidad equivale a la tercera parte del presupuesto federal, según las estimaciones de la autoridad fiscal.

Por ello, a la par de los intentos por fiscalizar a las grandes empresas, la administración de Buenrostro también le apuesta a la ampliación de la base tributaria.

En particular, el régimen de confianza busca adherir a las personas físicas y morales con menor nivel de ingresos, a través de la simplificación tributaria.

El objetivo final es incrementar en 30 por ciento la cantidad de contribuyentes, según la experiencia de esquemas similares en otros países.

El régimen de confianza es una nueva modalidad, en la que los contribuyentes de menores ingresos podrán tener sus impuestos calculados automáticamente, de manera que las declaraciones estarán programadas.

La polémica alrededor del nuevo esquema

Aunque todavía no se conocen sus detalles, el régimen de confianza del SAT ya ha generado polémica y cuestionamientos por diversas razones.

Primero, porque el SAT plantea el uso de un robot o algoritmo para determinar los impuestos. Entonces no sería la autoridad la que confiaría en los contribuyentes, sino viceversa: los adherentes a este régimen tendrían que confiar en el cálculo hecho por la autoridad.

Así lo han cuestionado el Colegio de Contadores Públicos, consultado por El Economista, así como el editor fiscal de IDC Online, entre otros especialistas.

En segundo lugar, algunos sectores consideran que el régimen de confianza atenta directamente contra la autodeterminación del contribuyente, prevista en el artículo 6 del Código Fiscal de la Federación.

¿Qué se sabe sobre el régimen de confianza?

Resumiendo, esto es lo que se sabe hasta ahora del esquema planteado por Buenrostro:

  1. Para ubicar a los contribuyentes que podrían adherirse a este régimen, el SAT está realizando una estratificación según ingresos.
  2. Las declaraciones de los contribuyentes del régimen de confianza se generarían automáticamente. Un robot o algoritmo determinaría los montos. La idea es que estas personas o empresas no necesiten de un contador.
  3. Según el SAT, la idea es que los contribuyentes de menores ingresos terminen pagando menos impuestos.

¿Y lo que todavía no se sabe?

Se desconoce aún si el SAT calculará los ingresos y deducciones de los contribuyentes a partir de los CFDI emitidos en el año, o si utilizará los estimados establecidos en las tasas efectivas de cada industria.

Esta lista es elaborada por el SAT, agrupando a los contribuyentes según su actividad económica preponderante y se puede consultar en esta liga.

La creación del régimen de confianza del SAT se podrá consultar en breve, dentro de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMISC) 2022 que se enviará al Congreso de la Unión el próximo 8 de septiembre.