Tiempo estimado de lectura: 7 min.

Te compartimos 3 medidas concretas para mantener la motivación y energía durante el trabajo a distancia.

Tras catorce meses de pandemia, más de la mitad de las personas que trabajan a distancia están experimentando agotamiento digital y el llamado síndrome de burnout en distintos niveles.

Si bien millones de trabajadores han podido preservar su salud ante el Covid-19 y mejorar su calidad de vida al eliminar los traslados, el home office ha terminado incidiendo en su salud mental de diversas maneras.

En específico, el síndrome de burnout o síndrome de quemarse en el trabajo (SQT) es una forma de estrés laboral, que implica agotamiento emocional y distanciamiento hacia los objetivos de su empleo.

El home office llegó para quedarse: 6 de cada 10 empresas continuarán con él tras la pandemia, según Forbes. Foto vía Pixabay.

¿Qué es el síndrome de burnout?

El burnout es un síndrome que se presenta como respuesta al estrés laboral crónico y se caracteriza por una desmotivación emocional y cognitiva, en la que el trabajador:

  • Siente que abandona los intereses que le mantenían en una ocupación o empleo.
  • Percibe una discrepancia entre los esfuerzos realizados y lo conseguido.
  • Experimenta agotamiento emocional, falta de energía y distanciamiento hacia su trabajo.
  • Sufre sentimientos de incompetencia y un deterioro del auto concepto profesional.
  • Muestra actitudes de rechazo hacia el trabajo.

Fuente: Artículo Burnout: “Síndrome de quemarse en el trabajo”, Acta Colombiana de Psicología.

Para contrarrestar o evitar el burnout, los psicólogos recomiendan a los trabajadores:

  • Realizar actividades satisfactorias fuera del trabajo.
  • Establecer barreras claras entre el empleo y la vida personal.
  • Trabajar el autocontrol frente a la presión laboral.
  • Poner límites a la sobrecarga de trabajo.

Como se puede ver, en tiempos de pandemia no es sencillo para los trabajadores desenvolverse socialmente fuera del empleo ni establecer una división clara entre trabajo y vida personal.  

Factores de estrés en el home office

Entre los factores de estrés inherentes al trabajo a distancia, destacan:

  • Exceso de tiempo frente a las pantallas.
  • Extensa duración de las videollamadas.
  • Falta de una división clara entre los momentos destinados al trabajo y a la vida personal.
  • Dificultad de atender a la familia mientras se trabaja.

El impacto del teletrabajo sobre la salud laboral es distinto según el entorno organizacional, la industria y el género. Por ejemplo, en el caso de las empresas que hayan implementado adecuadamente la NOM 035 2018 contra el estrés laboral, los niveles de agotamiento y burnout deben ser menores.

Las mujeres con trabajo remunerado dedican 20 horas a la semana al trabajo doméstico, según el Inmujeres. Foto vía Pixabay.

Por otro lado, las mujeres enfrentan una mayor sobre exigencia que los hombres, al tener que conciliar los cuidados de la familia junto con su carga laboral.

De hecho, son ellas quienes muestran mayor preocupación por volver a la oficina, como un medio para separar el trabajo del hogar, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un panorama del desgaste digital

Mucho se ha hablado sobre los efectos psicológicos del aislamiento social. A esta problemática se suma el abuso de los medios digitales, que también puede contribuir al síndrome de burnout y otras formas de estrés laboral. Como destaca el reporte Microsoft Work Trend Index 2021:

  • El 54 por ciento de los empleados dicen sentirse con exceso de trabajo.
  • El 39 por ciento se siente agotado por el exceso de trabajo.
  • 1 de cada 5 personas dice que su empleador no se preocupa por el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.
  • Las reuniones en Teams aumentaron 148 por ciento, entre febrero de 2020 y el mismo mes del 2021.
  • El tiempo en Teams se duplicó.
  • El usuario promedio de Teams envía un 45 % más de chats por semana y 42 % más de chats por persona fuera del horario de oficina.
  • Aumentó 66% la cantidad de personas que trabajan en documentos en la nube.
  • El 62% de las llamadas que se realizan no estaban programadas.
  • El 50% de las personas responde a los chats de Teams en 5 minutos o menos.

¿Cómo evitar el síndrome burnout por agotamiento digital?

Mantener un entorno organizacional favorable es una responsabilidad compartida entre el trabajador, el patrón y las autoridades laborales.

Sin embargo, hay medidas concretas que las personas pueden tomar en su día a día, para disminuir o aliviar su estrés y agotamiento por el teletrabajo.

Éstos son tres pasos recomendados por Ted Talks para cuidar los niveles de energía al trabajar desde casa.

1. Crear un ritual

Es importante generar una frontera mental entre los momentos dedicados al trabajo y a la vida personal, a través de un ritual o una serie de acciones que le comuniquen al cerebro cuándo es momento de concentrarse y trabajar, y cuándo llegó la hora de desconectarse.

Estas acciones pueden ser, por ejemplo, encender una lámpara, servirse el café, ponerse los audífonos o realizar una rutina de estiramiento antes de sentarse. Lo importante es que sea algo intencional.

Los ejercicios de yoga, de respiración y estiramiento tienen la ventaja, además, de proporcionar descanso y relajación muscular.

2. Marcar el espacio asignado al teletrabajo

Si bien un consejo común para el teletrabajo es asignar una habitación especial de la casa, en la mayoría de los casos esto no es posible: en muchas viviendas, los teletrabajadores realizan sus labores desde la cocina, la mesa del comedor o la recámara.

Pero la falta de un sitio exclusivo no es obstáculo para crear una frontera clara entre trabajo y vida personal. Con añadir una lámpara al lado de la computadora, colocar una barrera o cambiar la disposición espacial de los muebles, es posible crear una demarcación visual para el espacio de trabajo en casa.

3. Administrar el ritmo de trabajo

Entre las estrategias para administrar el tiempo, destaca el enfoque en el ritmo de trabajo.

Mantener un buen ritmo de trabajo durante el home office, se refiere a intercalar las actividades de la jornada laboral, según el nivel de energía que consuman, o bien, que generen.

Mientras que algunas labores son desgastantes, otras ayudan a reponer las energías. Por ejemplo, se considera que atender una videollamada consume altos niveles de energía, por la atención que requieren y los distintos niveles de ansiedad social que pueden llegar a generar.

Tras una videollamada, es recomendable agendar unos minutos para reponerse, como salir a caminar o tomar un café; posteriormente, dedicar un tiempo a una tarea individual.

El descanso sigue siendo crucial

En la oficina, normalmente se desarrollan rituales que ayudan a proporcionar descanso y relajación. Por ejemplo, levantarse a platicar con los compañeros o ir por el café.

Ahora, desde casa es importante seguir también ciertos rituales que generen ese descanso, como hacer una rutina de estiramiento, levantarse o simplemente, dar una vuelta por la cuadra.

Asimismo, contar con una silla ergonómica y mantener una buena postura corporal mientras se trabaja, son medidas concretas que también ayudan a evitar el agotamiento laboral.