Tiempo estimado de lectura: 3 min.

Los colaboradores necesitan retroalimentación para sentir certidumbre y mejorar su productividad, un aspecto clave en el trabajo a distancia.

Uno de los principales problemas de las pymes es que carecen de un proceso de retroalimentación formal hacia sus colaboradores, lo que crea incertidumbre. Este aspecto puede afectar la productividad en el trabajo a distancia.

Cuando los trabajadores no reciben retroalimentación formal, ninguno sabe si lo que hace está bien. Existe una subjetividad en la que cada persona interpreta los gestos, señales y comentarios de su supervisor de diferente forma. Y esto, desde luego, afecta el ambiente laboral.

Por eso, vamos a comentar una herramienta muy poderosa utilizada en Helpi Coaching para eliminar esta subjetividad, que es válida tanto en el trabajo remoto, como en la modalidad tradicional.

La importancia de la retroalimentación

En general, los principales beneficios de la retroalimentación formal para las pymes, son que:

  • Cambia radicalmente el ambiente laboral de forma positiva.
  • Da certidumbre a los colaboradores sobre su desempeño y lo mejora al revisar continuamente sus aciertos y fallas.
  • Cuando algún empleado se está desempeñando mal y se determina que debe salir de la empresa, su salida es más armoniosa, ya que en todo momento se les está comunicando sus fallas de manera formal y directa.

Consejos para el trabajo a distancia

En el contexto del home office, debido a que no existe una interacción personal, es recomendable contemplar estos requisitos para que el feedback se pueda dar de manera adecuada:

  • Cada trabajador debe conocer sus métricas de desempeño o indicadores, tanto en lo individual como por área.
  • Se deben establecer con claridad los mecanismos de comunicación y medición de la productividad en la nueva modalidad a distancia.
  • Los supervisores pueden definir juntas online periódicas, para escuchar y dar retroalimentación sobre el avance de los trabajadores. En el trabajo remoto o home office, está práctica también ayuda a que los colaboradores se mantengan en sintonía y no pierdan el foco.
  • Algunas aplicaciones como Slack, Monday, Trello, Toggl y Microsoft Teams permiten poner en común las agendas y avances individuales.

¿Cómo implementar el proceso de feedback?

La forma de implementar el proceso de feedback es muy sencilla. Consiste en realizar juntas mensuales en donde cada supervisor ofrece retroalimentación formal a cada uno de sus colaboradores, principalmente sobre qué cosas está haciendo bien, y cuáles no está haciendo bien.

Asimismo, felicitándolo por las cosas bien realizadas y estableciendo acciones que ayuden a enfocarse y corregir las cosas que no se están haciendo de manera adecuada.

Para asegurar que la implementación de este proceso sea exitosa, al final de cada junta se debe formalizar la fecha y hora de la próxima reunión, enviando al colaborador los puntos que se platicaron e indicando las acciones que debe seguir para corregir sus áreas de oportunidad.